“50 sombras, el musical”, ¿cuerda o cuero?

Lara Padilla. Madrid, 11/10/2014

El pasado día 8 de octubre se estrenaba en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid la parodia musical del best-seller de E. L. James bajo la dirección de Jesús Sanz-Sebastián y Guillermo González como director musical.

La sórdida historia de amor y sexo entre la cándida Anastasia Steele y el enigmático Christian Grey llega a los teatros madrileños de manera descafeinada en tono de comedia. Como suele suceder, adaptar al teatro musical ciertos temas conlleva algunas incompatibilidades con la propia forma del género.

En esta ocasión, la historia se centra en un club de lectura formado por tres amigas de caracteres muy diferentes que desean pasar una tranquila noche de chicas. Una de ellas, Pam, decide compartir con sus compañeras el primer tomo de “50 sombras de Grey”. A partir de ese momento, las tres darán rienda suelta a su imaginación y deseo a la hora de recrear las picantes escenas del libro.

Estrenada en Edimburgo en 2012, el espectáculo se ha representado en Estados Unidos, Alemania, Holanda y Francia con gran éxito de crítica y taquilla. A pesar de tratarse de un franquicia, el equipo creativo de nuestro país ha aportado su toque personal al montaje en el cual se han construido conjuntamente personajes y situaciones a medida que avanzaban los ensayos.

Todo ello presentado a través de una puesta en escena sencilla –lenta en ciertos momentos debido, en parte, a la falta de complicidad de los asistentes– basada en un único espacio escenográfico donde resaltan los detalles: guiños a musicales clásicos, letras irreverentes, interacción constante con el público e, incluso, el momento seductor de la propia orquesta.

Pero si algo tiene esta producción es un elenco de actores más que recomendable en el que destaca especialmente el superlativo talento de María Blanco. Capaz de cambiar de personaje como si fuese lo más ordinario del mundo, la calidad vocal y actoral de esta barcelonesa queda patente en todo momento. Por su parte, el espectador podrá disfrutar con la preciosa voz de Teresa Abarca (Anna), la hilaridad de Miguel Ramiro (Christian Grey) y el peculiar conjunto formado por María José Santos (Bea), Celia Vergara(Carol), Ángel Padilla (José), Sergio Arce (Elliot) y Eva Majón.

Por una vez, la publicidad parece corresponderse con la realidad y aquel que acuda a la sala se va a encontrar con una parodia de temática sexual –amén de una cierta crítica a la famosa saga– plagada de incómodos momentos para unos y desenfrenadas carcajadas para otros. Ni más ni menos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here