Poesía hecha teatro: Abre la puerta en el Teatro del Barrio

Las compañías Teatro del Temple y Tanttaka Teatro ofrecen cuatro únicas funciones de Abre la puerta en el Teatro del Barrio de Madrid. La obra, una idea original del actor José Luis Esteban y del músico Naiel Ibarrola, incluye música en directo y se construye a partir de la concatenación de poemas, dichos, episodios y textos diversos de John Giorno, Jesús Jiménez, Manuel Vilas, Ana Elena Pena, Nicolás Guillén, Gil de Biedma, David González y Walt Whitman. Mientras Ibarrola se sienta a un lado del escenario, Esteban se mueve por él entre felpudos, entrando y saliendo de una estructura rectangular que consta de seis puertas y encierra una pantalla.

La palabra y la música se complementan y se fusionan. Ibarrola crea el ambiente propicio para la explosión poética, adaptándose con el teclado a la respiración, los movimientos, las inflexiones de la voz de Esteban y los significados de los versos que recita. El actor interpreta varios personajes, se encorva, canta y grita, mira al músico y al público directamente a los ojos y aprovecha su vis cómica, pero también queda desnudo, sumido en una borrachera existencial.

Más allá de la unión de las artes, el espectáculo es un homenaje a la poesía y a los poetas, que regresa a la juglaría y los orígenes del teatro sin desechar o desestimar el poder y la influencia de los medios audiovisuales o la cultura popular y juega a explorar la posible traducción o traducciones entre los distintos lenguajes artísticos; así lo demuestran las imágenes que aparecen en pantalla tras las puertas y acompañan a los versos, la introducción de un fragmento de la canción “Perfect Day”, de Lou Reed, y la conversación imaginada entre el cantante y el antiguo y olvidado guitarrista de Velvet Underground, Doug Yule, o la impactante reinterpretación teatral a ritmo de vodevil del poema “Digo que yo no soy un hombre puro”, de Nicolás Guillén.

Abre la puerta no pretende aportar una síntesis o visión totalizadora de la poesía mundial. Más bien, busca conectar los autores, los temas y el valor universal de la poesía sin limitarse a un periodo histórico concreto o a un territorio geográfico determinado. Esteban e Ibarrola involucran al espectador y enlazan los poemas cuidadosamente para crear un discurso coherente, lúcido y convincente, en el que tienen cabida la reflexión sobre la poesía y la semejanza entre la vida y la muerte, los elementos aparentemente contrarios y los miedos del ser humano, y la alabanza al caos, a la imperfección y a la mujer. En este sentido, destaca la magnífica y emotiva interpretación de los poemas “A lo largo”, de Gil de Biedma, y “Mujeres”, de Manuel Vilas.

El discurso comienza con la enumeración y presentación de la biografía y las palabras de varios poetas, incluso sobre sus epitafios. Esteban salta de un felpudo a otro, de una tumba a otra, y nos recuerda la mortalidad de los artistas, muchas veces glorificados, acercándolos al público, que termina por sentirse identificado con ellos. El actor se pregunta si en realidad todos somos poetas e insiste: “¿Adónde van a parar los versos que nunca se escribieron?”.

A partir de este momento, la obra se transforma en un canto a la belleza, a la vida y a la esperanza, al inconformismo, a los pies y corazones inquietos, en una invitación a pensar y a conectar el mundo físico y espiritual, a abrir una puerta interior a la que otros no tienen acceso. Esteban pone como ejemplo los versos de Antonio Machado, que, cuando se enfrentaba a sus últimos días, escribió: “Estos días azules, y este sol de la infancia”.

Abre la puerta es una obra arriesgada, que bien podría haber resultado en un discurso excesivamente sentimental, cursi o inocentón, una bocanada de aire fresco, un recital que nos transmite la emoción y el gusto por la poesía. El público asiente ante los versos, reconoce la verdad, el sentido común, la experiencia vital y la sabiduría que ha quedado plasmada en ellos. No me cabe duda de que varios espectadores saldrán inspirados de la sala y leerán poesía, al menos buscarán alguna que otra obra de los poetas que se mencionan en el programa de mano. ¿Se atreven a abrir la puerta?

Abre la puerta se puede ver en el Teatro del Barrio de Madrid, en Lavapiés (Calle Zurita, 20), el viernes 13 de julio a las 20 horas, el sábado 14 de julio a las 20 horas y el domingo 15 de julio a las 19 horas. Más información y venta de entradas aquí