Adicción a “Breaking Bad”

Paula Gómez. Madrid, 18/09/2012.

Lleva más de cuatro años pegando en el sillón a los internautas y espectadores de AMC y tiene un guión que se supera cada temporada. No es de extrañar que una serie como “Breaking Bad” haya logrado sobrevivir a la crisis a base de reinventarse. Y si no que se lo pregunten a su creador, Vince Gilligan y su séquito de guionistas,  capaces de dar una vuelta de rosca cada dos o tres capítulos al argumento principal de la serie.

Algunos despistados que aún no conocen “Breaking Bad” tampoco saben que su argumento parte de una historia dramática, la vida de un profesor de química, Walter White (Brian Cranston),  al que le diagnostican un cáncer de pulmón y decide ganar dinero para preservar el futuro de su familia cocinando y vendiendo metanfetamina.  Un argumento que consigue obtener mayor interés en cada capítulo, gracias a la magnífica fotografía de Michael Slovis y, por supuesto, a la óptica de varios directores que han ido realizando cada temporada: desde su creador, Gilligan, pasando por muchas otras manos, entre ellas las del propio protagonista, Brian Cranston, que se ha puesto al mando de manera satisfactoria en un par de ocasiones. Pero ¿Qué es lo que hace de Breaking Bad una serie adictiva?

A lo largo de sus cinco temporadas de existencia, la serie camina del drama al puro thriller. El poder y el dinero son dos ejes fundamentales en su argumento, pero la evolución de cada uno de sus personajes es un dato a tener en cuenta, sobre todo el camino que recorre su protagonista.  La caída en picado de Walter White y su continuo resurgimiento de las cenizas implican una constante superación personal. Resulta fascinante ver cómo la muerte le hace perder el miedo a la vida para sumergirse en un mar de transgresión sin límites. Y ese poder insaciable, al fin de al cabo, es lo nos gusta ver en cada capítulo. Parece que Walter White siempre tiene ganas de más. También sabemos que el ansia puede tener nefastas consecuencias.  Ya nos lo advertían en el último capítulo de este año. Un capítulo espectacular en el que se acelera la trama a pasos agigantados, y a pesar de que en él sobre algún que otro detalle como el del flashback final, te pone los pelos de punta el solo ver a una familia comiendo felizmente en el jardín de su casa…Por lo que pueda venir…

Breaking Bad volverá en 2013 en la cadena AMC con el octavo episodio de su quinta temporada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here