“Amar”, aprender a amar

Diego García. Madrid, 21/04/2017.

Aparece estos días por nuestra cartelera una de esas películas que llegan por sorpresa y nos hacen creer en lo que se hace dentro de nuestras fronteras. Esteban Crespo (premio Goya y nominación a los Oscar en 2013 por su corto Aquél no era yo) nos presenta un producto de difícil clasificación, una bofetada para todos aquéllos que todavía piensan que el cine español no tiene nada nuevo que ofrecer, una caricia para quienes estamos deseando que nos den razones para poner el corazón en las cosas que importan. Justo eso es Amar.

Hay que destacar que este mismo director fue el responsable, hace doce años, de un cortometraje homónimo (protagonizado por Aida Folch y Alberto Ferreiro) en el que se contaba exactamente lo mismo que ocurre en la primera escena de esta película, con lo que la cinta supone la reinterpretación y extensión de la historia que comenzó a contarse allá por 2005.

Laura (María Pedraza) es una chica de 17 años que acaba de comenzar una relación con Carlos (Pol Monen). La pasión y el ansia por experimentar el placer de cada centímetro de sí mismos protagonizan sus primeros encuentros. Pero según avanza su noviazgo, y a la vez que la fogosidad se convierte en intimidad y complicidad, van encontrando obstáculos que enturbian su vida en común: un suceso inesperado que pondrá a prueba su compromiso, una inestabilidad familiar encabezada por una madre en problemas (Natalia Tena) que no acabará de aprobar la relación de su hija, la búsqueda de un futuro laboral por parte del chico… serán piedras en un camino que deberán recorrer si de verdad quieren seguir viviendo de la mano.

Estamos ante una película muy especial. Esteban Crespo ha conseguido crear una historia tan cercana y tan sensitiva que tiene sabor, olor, tacto. Que a veces duele. Con una base interpretativa de gran nivel (los dos jóvenes protagonistas dan una lección de credibilidad) y una ambientación hechizante, el director madrileño nos regala un producto hambriento, excesivo y pasional a raudales.

Necesitamos más cine así. Necesitamos Amar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here