El arte del siglo XX: Escher y Feininger llegan a Madrid

El arte del siglo XX: Escher y Feininger llegan a Madrid

0

Luca Lembo. Madrid, 21/03/2017.

Con la llegada de febrero, Madrid inaugura las primeras exposiciones artísticas del año que son merecedoras de mención, y sobre todo, de ser visitadas: dos retrospectivas dedicadas a artistas muy influyentes en el siglo pasado: Maurits Cornelis Escher y el menos conocido Lyonel Feininger.

Ambos artistas son, sin duda, figuras muy diferentes, y también las muestras que recurren la vida y el trayecto artístico de cada uno. Sin embargo, existen también puntos de contacto que hacen interesante una comparación entre ambos. En efecto, los dos vivieron durante la misma época y fueron influenciados por la estética del art nouveau; empezaron sus caminos desde las ilustraciones para libros y revistas, pero sus dibujos, grabados y pinturas desvelan un desarrollo cada vez más marcado hacia la abstracción. A través del arte, ambos crearon un universo personal situado más allá de la perturbadora realidad de los totalitarismos, emergentes en aquel entonces.

Escher: maestro del asombro

El Palacio de Gaviria acoge hasta el 25 de junio la retrospectiva, organizada por el grupo Arthemisia, de M.C. Escher (1898 – 1972), el ilustre genio holandés que ha influenciado, con su geometría de lo imposible, el imaginario colectivo y la cultura pop contemporánea. De hecho la sección final de la exposición recoge numerosos ejemplos de homenajes que ha recibido en el mundo de la moda, de la música y del cine.

Es interesante descubrir su acercamiento al arte clásico, que comienza en los años de su estancia en Italia, momento en que queda impresionado por las visiones que ofrecía Roma de noche y por el encanto de los pueblos y  las zonas rurales, sobre todo de la región sureña de Calabria.

Fue un viaje a Andalucía lo que le acercó al arte de tradición islámica, caracterizada por la repetición infinita de motivos vegetales y figuras geométricas abstractas. Escher se dedicará a aplicar de forma intuitiva leyes matemáticas que le ayudarán a superar la dicotomía lleno/vacío, construir perspectivas imposibles y paradojas ópticas. Serán estos los elementos fundamentales de sus obras más emblemáticas, como Día y Noche, Belvedere o Relatividad.

Aparte de sus trabajos más asombrosos, la muestra propone secciones interactivas en las que el espectador puede proyectarse directamente dentro del mundo surreal del artista.

Feininger: la cuestión de la modernidad

La Fundación Juan March es la sede, hasta el 28 de mayo, de la primera exposición en España totalmente dedicada a este autor norteamericano que se formó en Alemania y que fue maestro en la Bauhaus de Weimar junto con Klee y Kandinsky, hasta que dicha escuela fue cerrada por los nacionalsocialistas en 1932.

El joven Feininger se mudó a Hamburgo para completar sus estudios en el campo de la música, pero pronto se dio cuenta que su verdadera pasión era el arte figurativo. En breve encontró su camino dibujando viñetas y caricaturas que no encontraron obstáculos para que se publicaran en varias revistas, europeas y norteamericanas.

Sin embargo, su trayectoria profesional cambia después de entrar en contacto con el ambiente cultural parisino. Se vuelca en la pintura y da forma a un estilo muy personal hecho de líneas rectas y planos fragmentados de color. Crea así una multitud de imágenes evocativas que oscilan entre expresionismo y cubismo, y que abren el camino a la abstracción.

La exposición presenta ejemplos destacados de dicho estilo, como La Dama de Malva, Bañistas en la Playa y Gelmeroda VIII. Además, reserva una sección a sus grabados en madera a la fibra, técnica de la cual era maestro en la Bauhaus.

Una sección a parte está dedicada a un proyecto muy peculiar al que se dedica desde 1912 hasta todo el resto de su vida: La ciudad en los confines con el mundo. Es la representación de una ciudad del futuro que mezcla elementos urbanísticos de la tradición alemana y de la modernidad de las metrópolis norteamericanas. Un espacio perfecto, alegre pero irreal, en que el artista se aísla y reinventa el concepto de modernidad, cuestionando implícitamente lo que había ocurrido en la historia de la humanidad, tras haber conocido los horrores del nazismo y de la guerra.

Luca Lembo
Italiano trasplantado en Madrid, periodista, experto en derecho internacional y estudiante de historia del arte. Mis pasiones son los libros, los viajes, los museos y exposiciones y la buena comida.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta