Bernardo Rivera y sus cinco personajes en “El curso de tu vida”

Patrizia Bernardi. Madrid, 28/08/2017. Bernardo Rivera se ha liado la manta a la cabeza para protagonizar él solo los cincos personajes de su propia obra, El curso de tu vida. Es la primera que escribe en solitario, aunque ya cuenta con un par de experiencias a cuatro o incluso seis manos. Como nos contó “la idea, la base, los personajes sí que han partido un poco entre Pepa Rus [la directora] y yo, pero ya el desarrollo y de dónde viene toda la trama ha sido todo mía0. Los cinco personajes, muy diferenciados, tienen su razón de ser ya que, como su autor piensa, “si quieres hacer una comedia y quieres hacer cinco personajes tienen que ser muy diferentes entre sí para que no se mezclen. Parto un poco de la idea estereotipada de qué personajes podrían funcionar, después les vas dando tu personalidad, pero la idea era que fueran muy diferentes entre ellos a la hora de actuar, de relacionarse, de cómo se mueven, cómo hablan, cómo caminan”.

Huelga decir que el reto fue y es doble para Bernardo Rivera, como actor por razones físicas y no solo obvias, mientras que desde el punto de vista del dramaturgo “el reto era crear una historia en la que los personajes no puedan interactuar entre sí. Eso limita a cómo va a avanzar la historia y que no se quede en que ´vengo a contar mi chapa y me voy´”. Aunque se trate de una rareza poco común en la escena, tanto en la nacional como en la que nos llega de fuera, el autor confiesa que la obra fue cobrando vida propia y evolucionando, resultando al final “algo muy distinto y muy diferente. Es un reto que disfruto mucho”.

Realizar hasta catorce cambios de personaje ha llevado en alguna ocasión a Bernardo Rivera a realizar alguna confusión, como la vez en que se vistió con la ropa del personaje que no tocaba. Afortunadamente, no llegó a salir al escenario, pero es que al esfuerzo físico de tanta transición se une que “cada personaje tiene que tener la energía con la que se fue, con la que tiene que entrar. Es algo estresante pero se agradece porque hay interacción con el público y yo lo disfruto un montón”.

El curso de tu vida, cambios de personaje aparte, va más allá de la típica comedia de vodevil. Con sorpresas, varias, finales, la obra no se queda en un mero entretenimiento. Para el autor y protagonista “se trata de que el espectador salga no solo riéndose sino pensando, porque la obra va tocando temas que a todos nos afectan: problemas con deudas, problemas con relaciones personales, la muerte. Son temas que a todos nos pasan. La vida es así. Hay cosas que te llegan. Se trata de que te partas de la risa, porque es comedia, pero que te llegue el mensaje. A cada uno habrá cosas que le afecten más”.

Aunque Bernardo Rivera tiene un personaje favorito –Lorena, con la que afirma pasárselo muy bien- todos, como es normal, tienen algo de él. Escribiéndola le ha salido algo que, “sin pretenderlo resulta ser bastante novedoso. El estar defendiendo una historia que es mía es una experiencia personal brutal y un reto; profesionalmente está siendo muy enriquecedora”.

El curso de tu vida se representa en el Teatro Lara, Calle Corredera Baja de San Pablo, 15, los lunes a las 20:15 hasta el 16 de octubre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here