Bilbao BBK Live, un festival pensado para todos

Bilbao BBK LivePatricia Ruiz-Ruescas. Bilbao, 14/07/2015.

El Bilbao BBK Live ha cumplido 10 años y para celebrarlo ha vuelto a colgar por segundo año consecutivo el cartel de sold out, congregando a 120.000 personas durante los tres días que dura el festival.

Muchas han sido las críticas que se han vertido sobre un cartel considerado menor para la conmemoración de un décimo aniversario. Muse fue de los primeros grupos en confirmarse aumentando las expectativas generadas en torno al festival. Al final resultó ser el principal reclamo de la cita, agotando las entradas para el sábado con muchas semanas de antelación.

La actuación de los ingleses no defraudó porque su música, su puesta en escena, y su atención a cada detalle están, simplemente, al nivel de los más grandes. Ni siquiera la lluvia pudo mermar los ánimos de las 40.000 personas que se reunieron frente al Bilbao Stage para vivir el directo del grupo liderado por Matthew Bellamy.

El sábado fue sin duda el día grande de esta edición. The Cat Empire comenzó a caldear el ambiente con sus mezclas de ska, jazz, funk y rock. Kodaline puso la nota sensible a la jornada, Of Monsters and Men se dejaron la piel en el escenario pese a que uno de sus miembros estaba enfermo, motivo que les obligó a acortar su actuación, y Delorean se encargó de que la fiesta continuara hasta las 3 de la mañana.

Grupos consagrados, capaces de traer a la memoria recuerdos del pasado como el Mr. Jones de Counting Crows. Momentos íntimos como los que solo Ben Harper sabe crear. Sentimiento e ilusión de nuevos artistas que alcanzan el éxito de manera fulgurante como es el caso de James Bay con su esperada y coreada Hold By The River. Iconos del ayer y del hoy como Jesus & Mary Chain, energía y vitalidad como la que siempre contagian Capital Cities, melodías conmmovedoras como las de Mumford & Sons, o descubrimientos a seguir de cerca como Azaelia Banks. Un cartel que nunca podrá satisfacer el gusto de todos, pero que en un cómputo global ha merecido la pena.

Bilbao BBK Live

Porque aunque los grupos de un festival son el principal reclamo y el motivo que mueve a las multitudes, si el resto falla, no importa quién esté sobre el escenario. Pese a las quejas dirigidas hacia el Bilbao BBK Live en lo que respecta a los accesos, la subida a Kobetamendi, y la distancia entre las lanzaderas y el recinto que, no obstante, se van subsanando año tras año, la organización de este festival es intachable.

Un evento pensado para todos, que ha sido disfrutado por padres, niños, por supuesto muchos jóvenes, y también personas con movilidad reducida. Para estos últimos, el festival permite el acceso de los taxis hasta un minibús que se habilita para transportarles desde la zona de las lanzaderas hasta la puerta del recinto, y que sube y baja de manera continua hasta las 4 de la mañana. Además, en los dos escenarios principales cuenta con un área destinada exclusivamente para ellos, ubicada en un lateral, a no mucha distancia de los artistas, lo que permite disfrutar del espectáculo en toda su dimensión. Tampoco hay que olvidar el tema de las colas, bastante fluidas teniendo en cuenta el aforo habitual de Kobetamendi.

El Bilbao BBK Live ha cumplido diez años y ha demostrado que no es únicamente un cartel, algo que jamás podrá contentar a todos. El Bilbao BBK Live es una experiencia, un ejemplo de esfuerzo, año tras año, que tiene como propósito subsanar errores, mejorar escuchando las críticas, y lograr que lo importante, únicamente, sea la música. Todos estos motivos son los que le han llevado a ganar el Premio Fest al Mejor Festival de Gran Formato, un reconocimiento otorgado por el público, y las razones por las que junto a ellos esperamos seguir celebrando muchos cumpleaños más.

* Imágenes: Tom Hagen. RhythmAndPhotos. MusicSnapper.