Blind, ver para creer

Blind (Cartel)Diego García. Madrid, 17/07/2015.

Desde Noruega y dirigida por el director novel Eskil Vogt nos llega Blind, película estrenada en el Festival de Sundance del pasado año y premiada en el de Berlín. Se trata de una propuesta arriesgada, una película valiente y exigente con el espectador, para quien queda ya valorar la medida de esa exigencia.

La trama es atractiva. Ingrid (Ellen Dorrit Petersen) se ha quedado ciega y trata de asumir su nueva vida. Sus retinas aún guardan el recuerdo de las cosas que antes podía ver y sabe defenderse en su nueva casa, pero hay cosas que su memoria comienza ya a borrar. Desgraciadamente, otra de las cosas que está perdiendo es la confianza en su marido Morten (Henrik Rafaelsen), de quien empieza ya a dudar cuando sale de casa o cuando teclea en su ordenador. ¿Realmente su marido actúa como le hace creer? Sería tan fácil engañarla…

Así es como comienza a tejerse una complicada historia que pone en jaque la confianza que Ingrid hasta ahora depositaba en Morten y en sí misma. Otros dos personajes dan forma a sus sospechas: Einar (Marius Kolbenstvedt) es un antiguo compañero de su marido que vive solo y frustrado y cuyo mayor placer, además de la pornografía, es espiar a su nueva vecina Elin (Vera Vitali), una joven madre recién separada y con ganas de conocer a alguien especial.

No es una película sencilla de ver. En su intento por transmitirnos las turbulencias de la mente de la protagonista, Vogt sumerge al espectador en un mar de confusión que puede fácilmente perderle entre lo que ocurre en realidad y lo que no. Seguramente con un planteamiento nítido y menos pretencioso se podría haber optimizado una historia que, a priori, prometía más de lo que finalmente da.

Blind (Fotograma)_

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here