Brasita Perro Chagualo en el III Ciclo de Teatro Argentino

En estos momentos, La Joda Teatro está de gira por España representando su obra Brasita Perro Chagualo. Tras pasar por Málaga, la compañía argentina paró en El umbral de primavera de Madrid, como parte del III Ciclo de Teatro Argentino, donde tuve la oportunidad de ver este trabajo.

Brasita Perro Chagualo toma como título un gentilicio inventado, brasita, de un país inventado, Braliguay, con el propósito de explorar y adentrarse en la experiencia del inmigrante  latinoamericano, en este caso, de dos inmigrantes sin papeles que trabajan encerrados en un sótano fabricando zapatos. 

Ritmos latinos y música psicodélica se alternan y confluyen en un montaje claustrofóbico y, en ocasiones, siniestro, con un humor basado en una gestualidad muy trabajada y en diálogos de corte existencialista. En este sentido, los protagonistas tienen mucho de Vladimir y Estragón. Se trata de una pareja de opuestos, de un hombre alto y un hombre bajo, de un hombre visceral y un hombre racional, de un hombre estancado en el pasado y un hombre que roza el cinismo, que solo puede mirar hacia el futuro y sueña con alcanzar la prosperidad.

Al comienzo de la obra, vemos a los dos personajes mover sus mesas de trabajo al compás de una música de percusión agobiante y repetitiva, que se acelera por momentos hasta alcanzar un ritmo frenético. Ambos personajes, desaliñados, muestran su desesperación en escena, trabajan a destajo para no pensar. Se atisba en estas primeras escenas una crítica de corte marxista, que recuerda a las imágenes de la película Tiempos modernos, de Charles Chaplin.

Brasita Perro Chagualo es una creación de marcado carácter determinista, que denuncia situaciones como las condiciones de vida de los inmigrantes sin papeles, la falta de oportunidades y el miedo a ser arrestados y deportados. Así lo demuestra la escena en que ambos personajes imaginan salir del sótano y recrean el encuentro con la autoridad. Uno de los personajes imita la corpulencia y la voz grave de un policía, que, tras pedir los papeles y propinar una paliza al otro, pregunta a gritos: “¿Has nacido aquí?”.

Esta obra corta, de poco más de cuarenta y cinco minutos, contiene una importante reflexión sobre quién es más y quién es menos en tiempos de Trump y de rechazo a las pateras, y se podrá ver los días 7 y 8 de julio en el Teatre Porta 4 de Barcelona.

Aunque ya no se representarán más funciones de Brasita Perro Chagualo en Madrid, al menos de momento, el III Ciclo de Teatro Argentino continúa en El umbral de primavera (C/Primavera, 11), en Lavapiés, hasta el próximo 18 de julio y promete.

Las próximas obras:

  • No Kahlo, obra multilingüe invitada (los días 6 y 7 de julio a las 22:30 horas)
  • En el fondo, de Poética Resiliencia (los días 7 y 8 de julio a las 20 horas)
  • La fiesta del viejo, de Fernando Ferrer (los días 17 y 18 de julio a las 21 horas)

Pueden consultar más información y el resto de la programación del espacio en el siguiente enlace: http://elumbraldeprimavera.com/calendar/