Cegados por el sol, historia de cuatro pasiones

CEGADOS_a4Cynthia Bagué. Madrid, 22/02/2016.

A Luca Guadagnino le gusta generar conversación con sus películas, y en su nueva obra Cegados por el Sol, lo vuelve a conseguir. De entrada su cartel y reparto auguran disfrute para el espectador: pocas cosas pueden salir mal si Tilda Swinton y Ralph Fiennes andan involucrados.  Junto a ellos dos, los más jóvenes del reparto: una rubísima Dakotah Jonhson que consigue hacernos creer que es una febril adolescente de 17 años (haciéndose pasar por una de 21) y Matthias Schoenaerts con esa seriedad hercúlea que le caracteriza. Estos 4 personajes vivirán un intenso verano en la costa italiana, donde saldrán a relucir viejas pasiones, engaños, miedos y donde el espectador contemplará asombrado –y con cierto deleite- como lo que al principio se nos antoja como la típica historia de enredo veraniego, torna en un discurso mucho más oscuro planteándonos ciertos debates morales por el camino. Preguntas sobre los vicios, sobre el pasado, sobre las relaciones interpersonales…sin duda un verano en Italia con cuatro individuos tan dispares como los que nos presenta el guión puede dar para mucho.

Son varias las líneas argumentales que esta coproducción italiana, francesa e inglesa entremezcla en su particular remake del clásico La Piscina (1969) de Jacques Deray. Una de ellas está centrada, desde el primer plano de la película en el deseo y lo mucho que éste puede mover a las personas. A raíz de eso crece una trama que se enreda a medio camino entre el drama, el erotismo y la novela negra. Sin duda esta es una de esas películas que no hará mucho ruido en cartelera pero que aquellos con la mirada bien educada no dejarán pasar.

ABS1