Cine y café como en casa en pleno centro de Madrid

23233

Diana Garrido. Madrid 24/03/2013.

¿Sabías que es posible ir al cine en el centro de Madrid por tan sólo dos euros? ¿Y que además puedes comer lo que quieras, sin limitarte sólo a las típicas palomitas y refrescos? En Café Kino lo han hecho posible.

Aparentemente parece una acogedora cafetería que sube por la calle del Olivar, en el céntrico barrio de Lavapiés, pero tras atravesar la puerta, se puede ver que hay mucho más.

A la cafetería–librería le sigue una sala de cine con capacidad para 11 personas, que pueden distribuirse cómodamente en diferentes sofás. Como el salón de casa, pero a lo grande.

Teresa, Alejandra y Juan tuvieron la idea de montar una cafetería con cine, tras diversos viajes por Vietnam o Estados Unidos. “Nos inspiramos en cafeterías – cine de otros países, donde un camarero te llevaba a la sala la comida que quisieras”, cuenta Juan.

Teresa es la encargada de elaborar los diferentes ciclos de películas, que cambian cada mes con un derroche de imaginación, y que denotan que los chicos del Café Kino han visto mucho cine. Cada ciclo cuenta con 12-14 películas, entre las que se incluye: una española, una rareza y una infantil, porque como dice Juan “intentamos conjugar diferentes estilos dentro de la temática elegida y los intercalamos, para que todos puedan venir a menudo sin repetir”.

Los protagonistas de marzo son los Grandes Enemigos, con películas como Kill Bill, El  Buscavidas, La Vaquilla, Aliens o El imperio contraataca. Como escribe Teresa en la presentación del ciclo, “si febrero es el mes del amor, entonces marzo es el mes del odio, aunque sólo sea porque San Valentín nos dejara un poco hartos de chocolate, flores y corazones de plástico. Y quién mejor para encarnar el odio que un gran enemigo. Porque quien tiene un gran enemigo tiene un tesoro. ¿O no era así?”. 

Entrar a cada película cuesta una aportación de 2 euros. Y dentro de cada ciclo, se establecen diferentes sesiones: la sesión golfa (viernes por la noche), la sesión golfilla (sábados y domingos por la mañana, dirigida a los más pequeños) y las sesiones de martes a viernes por la mañana, pensadas para madres y padres con niños pequeños, que normalmente no pueden ir al cine porque molestarían al resto de espectadores.

Además, durante la proyección se puede comer lo que a cada uno le apetezca. No sólo se limita a las típicas palomitas, que también se pueden pedir, desde guacamole con panecillos, pasando por humus o empanadillas de comercio justo, hasta muffins o diferentes tipos de tarta. Y por supuesto, los cafés del Kino, con algunos de comercio justo y los capuccinos artísticos que hace Juan.

La filosofía del Café Kino es que cualquiera puede ir simplemente a pasar el rato, a relajarse e incluso con el ordenador a trabajar, porque todo el local tiene wifi. Además, se puede reservar la sala para proyectar películas o cortos propios.

El Café Kino se encuentra en la calle del Olivar, 17 en Madrid (zona Lavapiés).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here