“Demonios tus ojos”, oscuro cuento de verano

“Demonios tus ojos”, oscuro cuento de verano

0

Tania Sanz. Madrid, 12/05/2017

Oliver es un joven cineasta madrileño que lleva un tiempo viviendo y trabajando en Los Ángeles; una noche descubre en una página erótica a una chica que se parece a su hermana pequeña Aurora. Tras conocerla, decide volver a Madrid para pasar un tiempo con su familia y sus amigos, pero la relación con Aurora comienza a convertirse en algo obsesivo.

Pedro Aguilera presenta en esta película una especie de cuento de verano perverso que sorprende primero por la temática, segundo por la interpretación de Ivana Baquero como la joven tentación y tercero el formato (3:4); escogido para explicar la intención que buscaba su director: planos cortos, centrados siempre en los personajes, sus gestos o emociones y un mejor ajuste de esa parte de video grabado con otro tipo de cámara. Pero tras la sorpresa inicial, la cinta no deja de ser una constante sucesión de momentos, en ocasiones demasiado dilatados, con fundidos a negro que no crean un fuerte interés por la evolución de los hechos o la conclusión de los mismos. Además el visionado de una pantalla cuadrada puede hacerse un poco pesado, sobre todo para los ojos ya acostumbrados al amplio formato del 16:9.

En Demonios tus ojos las preguntas planteadas durante la película son un buen punto de partida: ¿Cuándo se pierde la inocencia?, ¿qué es la perversión?, ¿dónde está el límite?… y mediante los diálogos cada personaje intenta explicar su punto de vista, reconocido o no por el resto de la sociedad. Pero al final parece desembocar en una historia que no llega a enganchar al espectador, el cual puede percibir que todo es un juego de personas de clase alta, de jóvenes que intentan madurar antes de tiempo o adultos que están de vuelta de todo y en su aburrimiento, pueden hacer cuanto deseen.

Crítica
Valoración
Tania Sanz
Licenciada en Comunicación Audiovisual y amante del cine y la fotografía. Le encanta viajar, la astronomía, las largas horas de lectura frente al mar y cualquier cosa que se considere como una experiencia artística. Un alma renacentista en pleno siglo XXI.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta