Ding Dong: el vodevil francés en estado puro

En verano Madrid se llena de propuestas muy interesantes para disfrutar de la cultura y el buen tiempo y sin duda, esta es una buena opción: teatro y cena al aire libre. Y es que el Teatro Galileo acoge una divertidísima comedia en su terraza, donde muestran este espectáculo bajo la luz de las estrellas. Un peculiar escenario con toboganes, escaleras, un suelo de césped artificial y banderines de mil colores recrean un espacio con el que los actores juegan a su antojo y que da mucho juego.

Ding Dong es una comedia del que se considera el padre del vodevil francés, Georges Feydeau que ha sido muchas veces representada y que a pesar de ello, siempre es actual. Un relato que a través de divertidos diálogos, surrealismo, farsa, costumbrismo y situaciones disparadas muestra la guerra de sexos. En esta ocasión, bajo la dirección de Gabriel Olivares y en manos de la compañía TeatroLab. Pontagnac, es un hombre casado y muy mujeriego que bebe los vientos por Lucienne, tanto que la persigue hasta su casa donde le declara su amor. Allí, se entera de que el marido de esta, Vatelin, es un viejo amigo suyo. A este lío se le suma la aparición de Redillon, otro pretendiente de Lucienne, la esposa de Pontagnac y Maggy, una vieja amiga inglesa de Vatelin. Una comedia de enredos, puertas que se abren y se cierran, de mentirosos, burlones, disparates… todo con un texto actualizado y que supone un homenaje a la cultura francesa.

El vodevil no pretende mostrar profundidad en los textos ni tiene una intención moralizante, si no más bien muestra una comicidad a través de situaciones llevadas al extremo que en esta ocasión, giran en torno al marido, la mujer y el amante. La escenografía aparentemente sencilla parece convertirse en una especie de parque de atracciones. Por otra parte, el original vestuario compuesto por prendas deportivas que se adaptan a cada personaje, ayuda a que los personajes sean algo más disparatados todavía.

Ding Dong es una comedia muy divertida, dividida en dos partes, que logra arrancar risas y sobre todo hace sonreír al espectador desde el minuto uno hasta el final. Buenas interpretaciones de estos ocho actores que doblan papeles en su mayoría y que forman un elenco muy completo. Color, alegría, diversión y mucha burla a través de personajes realistas pero llevados al extremo, caricaturizados. La obra perfecta para disfrutar al aire libre de las noches de verano madrileñas.

Ding Dong se representa en la terraza del Teatro Galileo hasta el 1 de septiembre.