“El lamento de las divas”, divinas y musicales

Lara Padilla. Madrid, 12/07/2013.

El pasado 29 de junio se estrenaba en la sala Joy Eslava de Madrid un espectáculo formado por tres grandes cantantes del teatro musical en España. Un show que aúna el amor a los musicales  y un tributo a las divas de la música internacional.

Empezando ya a anochecer en la capital, comenzaba con algo de retraso una función que, debido al conocido talento de sus tres protagonistas, había generado grandes expectativas en el patio de butacas.

Dirigida por José Masegosa, con Fréderic Salvador en la dirección musical y Sonia Dorado como coreógrafa, el equipo creativo de este show ya había trabajado conjuntamente en el musical Off-Broadway “Macabaret“, ganador del Premio del Público al Mejor Musical de Pequeño Formato en los Broadway World Awards de 2012.

Tres nombres bien conocidos entre los amantes del teatro musical, Dulcinea Juárez, Julia Möller y Eva María Cortés, constituían el reclamo perfecto gracias a sus anteriores trabajos en musicales, teatro, cine y, más recientemente, televisión. Sin duda, una oportunidad de disfrutar de tres grandes voces en íntimo directo.

Canciones tributo a grandes cantantes, guiños a famosos musicales, nuevos colores del folclore español e intervenciones inesperadas fueron los ingredientes de esta heterogénea receta musical. Así, tanto Dulcinea Juárez como Julia Möller destacaron gracias a su presencia en escena mientras que su compañera Eva María Cortés jugaba el papel cómico de la historia.

Especialmente memorable fue a interpretación de una ingenua, superficial y vanidosa Cunegunda (personaje perteneciente a la opereta de Leonard Bernstein, “Candide“) por Dulcinea Juárez, la preciosa interpretación de “Papa, Can you Heard me?” (mítica canción interpretada originalmente por Barbra Streisand en la película “Yentld” de 1983) de Julia Möller o el número Ser un tío en un musical, escrito y dirigido por el propio Masegosa, que mostraba desde un punto de vista ácido una realidad presente en el mundo de la farándula.

Sin embargo, la puesta en escena no acabó de convencer debido a una cierta falta de ritmo, de definición entre números y un guión que no terminaba de dejar claro cuál era la intención del espectáculo. Pese a estos aspectos, la calidad vocal e interpretativa de estas divas iluminó por completo la velada. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here