Entrevista a Carlos Soria horas antes del comienzo de su expedición

Carlos Soria Expedición BBVA Kanchenjunga 2014

Carlos Soria ya se encuentra en Nepal preparando su último reto. Revista Red Carpet ha podido hablar con él antes del comienzo de su expedición. El alpinista nos cuenta qué se siente al subir por primera vez a un ochomil, pero también habla de cine, música y libros.

Acaba de cumplir 76 años con el doble reto de subir al Annapurna y el Dhaulagiri en breve ¿Cómo se encuentra?

Inevitablemente acabo de cumplir años pero lo llevo bastante bien, aunque también tengo mis cositas. Lo más importante es saber disimular. Además con esta edad conozco perfectamente mi cuerpo y sé lo que mejor le sienta en temas de alimentación y entrenamiento diario.

Usted ya es un consagrado alpinista y ha visitado la ciudad en varias ocasiones ¿Qué siente al llegar a Katmandú?

Nepal ha cambiado mucho desde que yo empecé a ir al Himalaya, pero Katmandú sigue conservando su encanto y su magia. No es una ciudad especialmente cómoda y cuando voy es simplemente de paso: hacer las gestiones en el ministerio para obtener los permisos, visitar alguna tienda de montaña y poco más. Para mí lo realmente impresionante son los pueblos que vemos en las marchas de aproximación, ahí es donde te encuentras con el Nepal más puro.

¿Cómo transcurren los primeros días de expedición y el periodo de aclimatación?

Para cualquier alpinista, la aclimatación es la fase más importante. Son muchos meses de expedición y hay que llegar bien aclimatado para rendir lo suficiente. A mí me encanta este periodo porque normalmente voy solo con mi equipo, sin sherpas ni porteadores, con dos mudas y una mochila pequeña. Solemos estar cerca de dos semanas y hacemos pequeñas ascensiones de 4.000 y hasta 5.000 metros. Una zona perfecta para aclimatar es el Valle del Khumbu, a los pies del Manaslu.

¿Qué le pasa por la cabeza a un deportista en el momento en el que conquista su primer ochomil?

Yo entré en esto del “ochomilismo” de casualidad. A mí me gustaba hacer escalada de dificultad, sobre hielo… Pero con esto de la edad me tengo conformar con otras cosas. Este año es el 25 aniversario de mi primer ochomil, el Nanga Parbat y para mí fue el primer paso de un camino en el que sigo a día de hoy y que, de momento, me encuentro con capacidad para llegar a la meta, que es lograr las 14 montañas más altas de la Tierra. Me quedan tres, Annapurna, Dhaulagiri y Shisha Pangma.

Durante la expedición ¿Qué suele hacer en sus ratos libres? ¿Le da tiempo a escuchar música o leer un libro, o se mantiene totalmente concentrado en su reto?

Una expedición tiene muchos momentos y la concentración es importante en todos ellos. Siempre me llevo algunos libros en el ebook y buena música. Me ayuda a relajarme cuando acaba el día y me meto en mi tienda de campaña.

Con tanta preparación ¿le queda tiempo a ir al teatro o al cine?

Lo cierto es que voy menos de lo que me gustaría. Suelo ver películas en casa. Además yo tengo un gran defecto, y es que me gusta mucho madrugar, y para poder madrugar hay que acostarse pronto, y las películas buenas las ponen a horas infernales.

¿Qué tipo de películas le gustan? 

Me gusta el cine con buenas historias, que te cuenten algo y te hagan pensar, que tengan un mensaje. No me van muchas las películas de tiros porque sí. Una de las últimas que más me han gustado de las últimas que he vista ha sido La Isla Mínima, que demuestra lo bien que hacemos cine en España.

¿Y de libros?

Soy un gran lector y devoro todo tipo de libros aunque prefiero las novelas. También me gustan mucho los libros de divulgación científica sobre la naturaleza. Cada cierto tiempo vuelvo a leer uno de mis favoritos, “La especie elegida” de Juan Luis Arsuaga. Otro que me encanta es “Una breve historia de casi todo” de Bill Bryson.

En cuanto a la música ¿Cuáles son sus preferencias?

Me gusta mucho la música clásica, Carmina Burana, y los cantautores de antes. Adoro todos los discos de Mª Dolores Pradera. Siempre llevo su música cuando me voy de expedición. También escucho a Serrat, Ana Belén y Víctor Manuel. Y músicos de fuera me gusta mucho Elvis Presley.

¿Un lugar para perderse?

La sierra de Gredos. En realidad hay muy buenas montañas en España para perderse, desde Guadarrama hasta el Pirineo, el Naranjo de Bulnes… O mi pueblo favorito del Himalaya, Sama, donde hay mucha paz. Siempre cerca de la naturaleza.

Muchísimas gracias Carlos. El equipo de Revista Red Carpet le desea mucho ánimo. Celebraremos su éxito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here