«God help the girl», envoltorio vacío

 

Juan Rubio de Olazabal. Madrid, 19/09/2014.

A primera vista «God help the girl»contiene algunos ingredientes de lo más golosos, pues se trata de la ópera prima del líder de la banda Belle & Sebastian y su elenco protagónico incluye a Hannah Murray, a quien ya hemos visto en las televisivas «Skins» y «Juego de Tronos». Sin embargo, el envoltorio indie y los números musicales no sirven para enmascarar la anemia dramática de la película.

Si hace unas semanas ensalzábamos las virtudes narrativas de otro musical, «Begin Again», esta vez toca señalar la flacidez de un filme que apenas sirve de excusa para disfrutar de un buen rato de música (las canciones no pasan de sosas).

Las decisiones de los personajesparecen más fruto de la arbitrariedad que de sus propias motivaciones y el hilo conductor queda difuminado en un puñado de escenas inconexas y difíciles de interpretar. Asimismo, el tono, a caballo entre el drama insulso y ciertos toques de comedia extravagante, nunca queda del todo claro.

De los despojos sólo podemos rescatar la naturalidad de los actores y una dirección artística resultona. Lástima que la sustancia no acompañe.

Valoración (sobre 5): 2

Ficha Técnica:

Dirección/guión: Stuart Murdoch.
Música: Gregg Alexander.
Género: Drama musical.
Intérpretes: Emily Browning, Olly Alexander, Hannah Murray.
Año: 2013.
País: Gran Bretaña.
Duración: 111 minutos.
Distribuidora: Avalon.