“He nacido para verte sonreír”: el amor desgarrador de una madre

Por Patricia Olivares -16.01.2018

El título de la obra dice mucho de lo que se encuentra el espectador en la sala. Y es que no hay manera más bonita de expresar el amor que siente una madre por su hijo que esta frase. “He nacido para verte sonreír” es una historia conmovedora, emotiva y que desgarra al público al igual que desgarra a su protagonista. La actriz Isabel Ordaz está realmente espectacular en el papel de una madre que necesita desahogarse ante un hijo que ha perdido la cabeza y hace mucho que está lejos de la realidad. La madre va poco a poco expresando opiniones, pensamientos, sentimientos y maneras de ver la vida y va pasando de hacer comentarios propios de una mujer comedida y chapada a la antigua, hasta llegar a momentos en los que parece explotar y salirse de “lo establecido”.

A la magnífica Isabel Ordaz le acompaña el actor Fernando Delgado-Hierro que a pesar de no emitir ni un sonido ni decir una sola palabra consigue interpretar a la perfección a un hombre que ha perdido el juicio y que se encuentra fuera del mundo de los cuerdos. Juntos forman un tándem maravilloso y desde el principio consiguen introducir al espectador en este monólogo desgarrador lleno de contradicciones y momentos realmente angustiosos.

La escenografía es una cocina cuidada al más mínimo detalle y rodeada por unas ramas, que al igual que la lámpara que cuelga simulan un nido. Precisamente es de ese nido que supone el amor, la seguridad, el calor de una madre y el cuidado de la familia del que el hijo se tiene que desprender para ir a un internado. Y es en esa despedida cuando su madre necesita sacar fuera todo lo que siente.

“He nacido para verte sonreír” está escrita por el dramaturgo y cineasta argentino Santiago Loza y dirigida por Pablo Messeiz que logran un resultado impecable. Una historia que trata del vínculo de una madre y un hijo, de las contradicciones de los seres humanos, del misterio que envuelve lo que a priori parece cotidiano, de la intimidad, pero sobre todo esta obra cuenta en forma de monólogo el amor incondicional, único y absolutamente desgarrador de una madre.

“He nacido para verte sonreír” estará en el Teatro Abadía hasta el 28 de enero.

Compartir
Artículo anteriorMaldita Nerea llena Madrid de tortugas bailarinas
Artículo siguiente“Frida” en Nave 73
Patricia Olivares
Soy licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y desde hace años me dedico al mundo online en diversos magazines de una amplia temática: desde la cultura al mundo de las bodas, pasando por la moda. Mi pasión es la pintura, la fotografía, el cine, la música y el teatro.