«Kooza», una caja llena de sorpresas

Hasta 25 nacionalidades diferentes, 150 personas de las cuales 122 son miembros del elenco y del equipo, la mitad de ellas artistas y el resto, familiares, y más de 120 trabajadores contratados en destino para ayudar con la logística del espectáculo.

Un otoño más, la gran familia del Circo del Sol vuelve a desplegar su gran ciudad itinerante en el escenario Puerta del Ángel de Madrid para emocionar con Kooza, un regreso a sus orígenes en el que combina dos tradiciones, las acrobacias y el arte de los payasos.

David Shiner, estadounidense cuya carrera comenzó como mimo en las calles de París, es el creador de este espectáculo que se estrenó en abril de 2007 en Montreal, Canadá, y desde entonces se ha representado en más de
66 ciudades de 21 países, en cinco continentes diferentes, y ha sido visto por más de 7,5 millones de personas.

Contorsionistas, equilibristas, trapecistas, malabaristas, alambristas y, por supuesto, payasos son parte del alma de esta obra de arte que trata de la conexión humana y el mundo de la dualidad, de lo bueno y de lo malo.

Con una mirada optimista y esperanzadora, Kooza, término que hace referencia a la palabra sánscrita koza, que significa ‘caja’, ‘cofre’ o ‘tesoro, y que se escogió porque remite a la idea de un «circo dentro de una caja», tiene mucho que ver con las ideas y explora conceptos como el miedo, la identidad, el reconocimiento y el poder, a través de una serie de números que no hacen sino demostrar que para el Circo del Sol no hay nada imposible.

Kooza estará en el escenario Puerta del Ángel de Madrid hasta el 5 de enero.