La impotencia carcelaria de Convicto (Starred Up)

Convicto_Starred UpCarolina Villa. Madrid, 06/04/2015

Dentro de nuestra imperfecta democracia, existen cárceles autorizadas por nuestros gobiernos donde reina un vacío legal. Lo que ocurre entre esas paredes es, en ocasiones, difícil de denunciar. Da miedo imaginarse bajo la tutela de un sistema al que pareces no importarle, y el convicto de esta historia ha pasado su vida entre rejas.

Eric Love (Jack O’Connell) tiene 19 años, pero la vida le pesa como si tuviera el doble. Eric ha crecido en el abandono y la desconfianza, transformándose en un adolescente violento y problemático invadido por traumas emocionales. Del correccional de menores aterriza en el mundo adulto; en una prisión habitada por delincuentes (su padre entre ellos) y agentes de dudosa moral.

El director David Mackenzie narra una historia intensa y feroz, bajo una mirada empática, casi compasiva. Este drama carcelario lanza una serie de incógnitas. ¿Importas realmente al sistema de corrección? ¿Se investigan los crímenes que acontecen en el interior de las cárceles?

Convicto (Starred Up) habla sobre la violencia incontrolada, la importancia del honor y la impotencia en una cárcel llena de secretos. Mackenzie presenta un caso corrupto y demuestra que la lucha por ser el líder no se limita al mundo de los presidiarios. Pero también cuenta un drama familiar y lo importante que es el buen ejemplo.

Convicto fue rodada en 24 días, suficientes para que el magnífico Jack O’Connell te atrape en su cárcel física y emocional.

https://www.youtube.com/watch?v=5xK4TwLez8E

Comments are closed.