“En la Sombra”, la justicia no siempre es lo que esperamos

El director Fatih Akin ganó el Globo de Oro 2018 con “En La Sombra”, esta cinta dramática que torna al thriller según avanza la trama, pero sin embargo, no ha podido llegar a la gran cita cinematográfica del año (al igual que nuestra querida “Verano 1993”).

Nuri (Numan Acar) y Katja (Diane Kruger) son dos jóvenes que deciden casarse cuando él está en prisión por un delito de drogas. Años más tarde y con un niño pequeño, la familia Sekerci disfrutará de una vida tranquila, completamente integrada y acomodada, en la sociedad Alemana. Pero tras sufrir un atentado bomba en el que pierden la vida Nuri y su hijo Rocco, todo cambia en la vida de Katja quien pedirá justicia al creer que se trata de un acto neonazi.

Muy merecido premio el que recibió en Cannes la actriz alemana porque ella es la película. Aunque hay muchos más personajes acompañándola, es Katja con quien se identifica el espectador, con quien comparte el sufrimiento; transmitiendo de manera asombrosa y haciendo entender todos los pasos que lleva a acabo.

Akin, a parte de en la dirección de nuestra protagonista, ha sabido también rodear a la producción de otros factores que apoyen a la perfección su historia (aunque decaiga un poco al final de la misma). Dividida en tres partes, casi asemejándolo con las fases de duelo, podemos ver unos planos que en ocasiones impactan (impresionante la secuencia que tiene lugar en la bañera) pero que apoyan el momento que se intenta contar. Mención especial para la fotografía a cargo de Rainer Klausman quien consigue una película de matices, aun siendo un drama/thriller en los que normalmente la iluminación tiende a ser más oscura y dramática. 

 

“En La Sombra” trae de nuevo ese polémico tema de índole racial, el cual parecería que en pleno 2016 (año en que se basa la película) hubiese quedado ya relegado a un tiempo pasado; pero nada más lejos. Todavía sigue habiendo individuos afines a los pensamientos de grupos neonazis o a otros pensamientos que intentan separarnos, cuando, al fin y al cabo, todos deberíamos ser solo personas.

Comments are closed.