Los “Big Eyes” de Tim Burton

Carolina Villa. Madrid, 26/12/2014.

Ella pintaba. Él los firmaba. Basada en la vida real del matrimonio Keane, Tim Burton dirige y produce “Big Eyes”; la verdad detrás de los enigmáticos enormes ojos de niños abandonados. Pionera del movimiento artístico big eye, la tímida Margaret Keane es el estereotipo de la mujer sumisa de los años 50. Su marido Walter, un vendedor absurdamente encantador, se llevó todo el mérito: “Cualquier idiota puede vender una casa. Yo quería ser un artista”.

Han pasado 20 años desde “Ed Wood”, y Tim Burton vuelve al género biográfico, dejándonos una película buena, pero no buenísima. Eso sí, un respiro tras la terrible “Sombras tenebrosas”. Es posible que los incondicionales fans de Burton salgan algo decepcionados. Aquí no encontrarán muebles retorcidos ni mundos sobrenaturales. Tendrán que conformarse con la ya inquietante mirada de los niños tristes. Todo lo que no se encuentra fuera, está sin embargo dentro; porque hay mucha de la timidez del director en Margaret Keane, además de su peculiar estilo en el arte.

Los guionistas Scott Alexander y Larry Karaszewski, autores también de “Ed Wood”, son los responsables creativos de los magníficos personajes. Amy Adams y Christoph Waltz, ambos nominados al Globo de Oro, están geniales. Aunque hay que reconocer que el personaje de Waltz, quien nadie duda de su talento, a veces roza la tontería. Incluso nadie parece tener muy claro qué tipo de película es, porque la dramática realidad de la historia podría definirla en ese género, pero en los Globos de Oro compiten en la categoría de comedia o musical. El resultado es en ocasiones aburrido como la vida misma y en otras algo absurdo. Sin embargo, estamos hablando de Burton, que siempre levanta pasiones; y es interesante ver una revolución artística en la gran pantalla.

La magnífica y luminosa fotografía, con sus colores y encuadres propios de obras norteamericanas de mitad de siglo, transportan a una época fantástica que nada tiene que ver con la sórdida realidad de la artista. Danny Elfman, el inseparable compositor de las películas de Tim Burton, también está nominado a la mejor canción. Esta crítica a la masificación y comercialización del arte podría dar más de sí, pero no está nada mal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here