“Los días de la nieve”: confesiones de amor y guerra

Una costurera está a punto de terminar su último encargo, un precioso y elegante vestido de seda de color azul de mar. En presencia de la mujer que se lo pidió y entre puntada y puntada, da los retoques finales a la prenda mientras rememora su vida llena de amor y sufrimiento. Pero también llena de palabras, las que le dedicaba su enamorado, el poeta Miguel Hernández. Ella su viuda Josefina Manresa.

Los días de la nieve es una preciosa obra representada en el Teatro del Barrio e interpretada por Rosario Pardo. Magistralmente escrita por Alberto Conejero basándose en las memorias de la viuda, en las cartas que le enviaba Miguel y en la obra del poeta. Palabras que brotan de la protagonista desde lo más profundo pero con una fluidez, humildad y cariño que desgarran el alma. Y es que la historia de Josefina podría ser la de muchas mujeres que sufrieron casi toda su vida, una generación que pasó hambre, penas y la guerra más desgarradora de nuestro país. Con un padre asesinado por los milicianos y enamorada de un miliciano, poeta, dramaturgo que murió enfermo en la cárcel con tan solo 31 años.

Una obra perfecta de principio a fin, dirigida por Chema del Barco que ha sabido recrear el mundo de Josefina, un mundo llena de poesía, de vida y muerte, de recuerdo y olvido de luto y de color. Un taller de costura, una máquina de escribir y en el centro su último encargo. Un espacio de trabajo pero también de intimidad, un lugar en el que las fotos y las cartas del poeta se mezclan entre retales.

Rosario Pardo está magnífica en el papel de Josefina Manresa. La actriz consigue emocionar al espectador desde las primeras palabras, y es que son las palabras las que fluyen durante toda la obra, tan bien expresadas, tan bien sentidas, tan bien interpretadas.

Íntima, emotiva, profunda, tierna y sobre todo llena de amor y cariño de la protagonista hacia el gran Miguel Hernández. Una mujer que ha sufrido mucho y a pesar de haber vivido momentos tremendamente oscuros, irradia luz y esperanza. Imposible no emocionarse ante esta viuda que pasó más tiempo sola que con su amor, el amor que le arrebató la guerra en esa España dividida y traicionera, que delataba a vecinos y amigos. Pero ella guardó su historia, sus poemas, sus cartas y mantuvo viva la memoria de uno de los poetas más maravillosos de nuestro país, ese país que le dejó solo, le dio la espalda y que ahora le recuerda como se merece. Un homenaje precioso a la musa del poeta.

“Los días de la nieve” se representa en el Teatro del Barrio hasta el 28 de septiembre.