Mandarinas, la guerra sin uniformes

Mandarinas, la guerra sin uniformes

0

Mandarinas [Cartel]Diego García. Madrid, 29/04/2015.

Aclamada este año por su nominación a los Oscars y a los Globos de Oro como mejor película de habla no inglesa, llega a nuestro país una de las sensaciones del cine europeo de los últimos tiempos, la esperadísima Mandarinas del georgiano Zaza Urushadze. Se trata de la primera producción de la historia del cine báltico en ser nominada para los premios de la Academia, así que la expectación no es casual. Su éxito, tampoco.

Principios de los 90. Estamos en plena época de conflictos en los territorios de la antigua Unión Soviética. Ivo (Lembit Ulfsak) y Margus (Elmo Nüganen) viven alejados de la civilización, con el único deseo de acabar sus días con tranquilidad junto a sus cultivos de mandarinas. Un día se produce el enfrentamiento entre dos vehículos, uno de origen checheno y otro georgiano, junto a la casa de Margus. Hay un soldado superviviente de cada bando e Ivo decide acogerlos en su hogar hasta que se recuperen. Es la oportunidad perfecta para que Ahmed (un Giorgi Nakashidze brutal, realmente conmovedor) y Niko (Misha Meskhi) aprendan muchas cosas importantes sobre la convivencia y la tolerancia, pero no parece fácil que puedan llegar a limar sus asperezas.

La película es en sí misma un mensaje de paz, una puerta abierta al entendimiento y al rechazo absoluto frente a los conflictos bélicos. Eso es claramente y sin dobleces lo que Urushadze nos quiere transmitir desde el primer minuto de metraje. Esa sensación de que cuando ya no quedan armas ni camiones de combate, cuando no se representa a ningún bando ni hay uniformes, cuando simplemente hay un hombre frente a otro, la guerra pierde el sentido que alguna vez aparentó tener.

Mandarinas es una de esas películas que uno nunca puede arrepentirse de haber visto. Es tiempo bien empleado. Tiene un mensaje que va directo al corazón y que se manifiesta quizá de forma demasiado obvia, pero estamos ante una historia que prescinde de la sorpresa del “qué” para terminar por atrapar al espectador en un “cómo” brillante. Una película vestida con una banda sonora acertadísima y unas interpretaciones impecables. Maravillosa.

Mandarinas [Fotograma]

Crítica
Valoración
Diego García
Licenciado en Periodismo. Pierdo el sueño pensando en el verso perfecto, preparando el próximo viaje o buscando la nueva banda sonora de mi vida. Enamorado del mar. Quizá me encuentres por ahí escribiendo artículos sobre cosas tan imprescindibles como la buena comida o el cine.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta