“Mantequilla”, el silencio de las palabras

Almudena Ortiz. Madrid, 24/02/2019.

“Mantequilla” es una de esas obras que te atrapa desde que se abre el telón, con una historia que te envuelve, que te lleva y te trae, que salta, te divierte, te enamora y te abandona. «Mantequilla» es capaz de todo eso y mucho más.

Como si de un retrato inconcluso se tratase, la obra se dirime entre la búsqueda del ser, los anhelos y la falta de valentía. Los miedos y la incertidumbre. Pero sobre todo, retrata la incapacidad de comunicarnos.

Esta historia comienza con dos personas que hablan sin hablarse para decirse que ya se lo han dicho todo. La historia de Bea, que decide buscar en la ciudad lo que no encuentra en Andrés. Y de Andrés, que decide buscar a Bea para encontrarse a sí mismo.

La obra, escrita por Carlos Zamarriego, nos conduce a un viaje entre la monotonía, el miedo al cambio y el precio de la mantequilla. En un espectáculo combativo, áspero e interesante donde las protagonistas son dos almas rotas buscándose a si mismas.

El texto cobra vida bajo la dirección de Edgar Costas y está protagonizado por Roberta Pasquinucci y Rodrigo García Olza, que interpretan con inmensa frescura sus papeles.

Una obra más que recomendable, sobre lo que no se dice, esa incomunicación patente en nuestros días donde podemos hablar durante horas conectados a la red, pero no somos capaces de comunicarnos cara a cara con el vecino que tenemos al lado.

La función podrá verse en La Sala Mirador en 5 únicos pases, los días 23 y 24 de febrero y 1, 2 y 3 de marzo a las 20:00 horas.