M:I Nación secreta… Luces, cámara, explosión

Misión Imposible - Nación secreta (Cartel)Diego García. Madrid, 07/08/2015.

Casi dos décadas después de la primera entrega, llega esta semana a nuestros cines Misión: Imposible. Nación secreta, el quinto capítulo de las aventuras de Ethan Hunt y su equipo de agentes. Esta vez el responsable es Christopher McQuarrie, que se estrena en la saga.

En esta ocasión, los chicos de Hunt (Tom Cruise, por supuesto) deberán enfrentarse a un reto aún mayor, ya que una serie de circunstancias ha provocado que la FMI sea disuelta por la CIA, con Hunt en busca y captura y sin una organización que le respalde. Además, la amenaza del Sindicato, una nueva red con fines terroristas, no ayuda a tranquilizar las cosas. Pero sus fieles compañeros William Brandt (Jeremy Renner), Benji Dunn (Simon Pegg) y Luther Stickell (Ving Rhames) no van a dejarle solo. Con la aparición de la agente Ilsa Faust (Rebecca Ferguson), sobre cuya lealtad planean muchas dudas, se acaba por tejer un entramado que promete acción se mire por donde se mire.

Y la da, vaya si la da. Porque hay muy pocos títulos en la historia del cine que aseguren la dosis de espectáculo que entrega Misión: Imposible, una saga honesta que siempre ha sabido ofrecerle al público exactamente lo que éste le demandaba. Lo ha hecho hasta ahora y lo seguirá haciendo, porque ya está anunciado el sexto capítulo, que comenzará a rodarse el próximo año.

Que nadie espere tramas profundas ni sentimientos encontrados en esta película ni en las cuatro que la preceden, sería poco inteligente hacerlo. Pero si se sabe afrontar el tipo de cine que aquí estamos tratando, si uno es capaz de sentarse en la butaca con un buen vaso de refresco y un cubo de palomitas con el único objetivo de gozar de dos buenas horas de entretenimiento puro y duro, el disfrute está asegurado.

Misión Imposible - Nación secreta (Fotograma)