“Molly’s Game”: El éxito o nada

Madrid, 2018

Basada en la vida de la estadounidense Molly Bloom, su biografía nos presenta a una esquiadora de talla mundial, que al ver su carrera deportiva truncada por varias lesiones, decide emprender un camino más lucrativo aún.

Aaron Sorkin, el creador de series tan conocidas como “El Ala Oeste de la Casa Blanca” o “Studio 60”, hace su incursión en el largometraje con una historia de diálogos, largos pero rápidos, y respuestas mordaces que nos mantiene entretenidos durante las más de dos horas de metraje.

 

Tras mudarse a  Los Ángeles y dejar sus estudios de derecho, Molly Bloom comienza a trabajar para un constructor que organiza timbas de póker clandestinas. Sólo con las propinas gana más que en cualquiera de los trabajos que ha tenido; por tanto, cuando su jefe la despide, decide crear sus propias partidas para la élite neoyorkina. Durante varios años las propinas y un 2% de comisiones de lo jugado en cada partida (hablamos de entradas para jugar superiores a los 500.000 dólares), hicieron que mucha gente se interesase por esta joven empresaria apodada “La Princesa del Póker”, incluidas la mafia rusa y el propio FBI.

Interpretando a Bloom, encontramos a una Jessica Chastain perfecta para este papel: una mujer fuerte, con carácter, inteligente y que sabe usar su físico para su propio beneficio. Un personaje que puede estar a la altura de cualquier hombre y por eso, intentan hundirla.

En cuanto a los personajes masculinos, destacamos a Idris Elba como el abogado de Molly, quien accede a defenderla porque su hija piensa en Molly como un referente, y al padre de la joven (interpretado por Kevin Costner), quien pone el punto más emotivo de la cinta.

Con “Molly’s Game” los espectadores y aficionados al póker, no solo disfrutarán de sus jugadas, también de una historia real bien narrada y que atrapa por su ritmo desde el principio.

Comments are closed.