Pasión Vega presenta “40 Quilates”: un espectáculo imprescindible

Pocas veces un nombre expresa tanto de la persona que lo tiene. Y es que Pasión Vega, derrocha pasión en cada uno de los poros de su piel. Pasión por la música, por las canciones, por la interpretación y por la vida. Y así lo refleja subida a un escenario.

Falda de tul en tonos pastel, su inconfundible cabello rubio platino y una espléndida sonrisa. Así aparece sobre el escenario con siete grandes músicos para acompañarla durante las más de dos horas que dura el espectáculo de presentación de su último disco 40 Quilates. Un trabajo que refleja la madurez de una artista que lleva más de 20 años de carrera musical subida a los escenarios. Un concierto que tiene mucho de teatro y no solo porque se representa en el Teatro de la Luz Philips Gran Vía si no porque ella es una intérprete de excepción. Sus movimientos, sus bailes, sus gestos son pura elegancia y demuestra que es una artista de pies a cabeza. Y es que ella no solo canta sus canciones, también las cuenta, porque cada una de las letras de sus temas cuenta una historia. Bonitas, desgarradoras, pasionales, anecdóticas, especiales… son historias que es imposible que resulten indiferentes al espectador si es Pasión la que las canta. La artista utiliza muchos elementos del escenario que sin duda, le ayudan en su interpretación. Un pañuelo, un ramo de flores, un abanico, un mantón, un espejo… ella consigue hacer suya cada parte y cada objeto del escenario. Y sobre este, no faltaba un detalle especial y es un perchero con los vestidos que ha lucido en sus giras y que significan algo especial para ella.

Además de las canciones de su último disco, la artista hace un repaso a otras de anteriores trabajos y de otros intérpretes que ella consigue interpretar a su estilo y dejarnos sin habla. Canciones como Gracias a la vida, La bien pagá, La Bohemia, María la Portuguesa, A la sombra de león o Mediterráneo, entre otras. Pero en todas y en cada una de ellas demuestra que tiene una voz poderosa y que consigue interpretar cualquier tema que se le ponga por delante. Tampoco faltaron invitados como el tenor José Manuel Zapato que cantó con la artista el tango de Carlos Gardel, Cuesta abajo. En definitiva, un concierto muy completo, lleno de grandes canciones y que consigue emocionar desde la primera nota a la última.

Y es que Pasión Vega es de esas artistas que es imposible que no guste porque lo tiene todo. Un talento increíble para la música, una voz prodigiosa y la virtud de ser capaz de hacer fácil lo difícil porque no hay canción que se le resista. Es de esas artistas que mantiene boquiabierto al espectador que tiene la suerte de poder escucharla en directo. Es de esas intérpretes que te remueve por dentro, que emociona, que deja sin palabras.

Pasión Vega actuará hasta el 20 de mayo en el Teatro de la Luz Philips Gran Víay seguirá su gira por toda España.