«Robots»: un thriller trepidante sobre corrupción

El pasado 25 de marzo se estrenó «Robots» en los Teatros del Canal, una sorprendente obra que fusiona el lenguaje teatral con el cinematográfico. Enrique Gálvez es un banquero de Banco Futuro que en pleno confinamiento de la pandemia, averigua que está en la lista de los posibles imputados por una operación corrupta de su banco. Él solo seguía las órdenes de la presidenta de la entidad, Carmen Dávila, pero alguien tiene que ser la cabeza de turco y no va a ser ella. En un momento de desesperación recibe una llamada de Silvia Becerra, una científica activista que quiere llevar a España unos robots de tecnología alemana para hacer test PCR mucho más rápido. El problema es que cuestan 4 millones de euros y están en China, por lo que hay que trasladarlos a España en plena pandemia con las restricciones del momento. Banco Futuro correrá a cargo de los gastos para lavar su imagen pero necesitan la ayuda del ministerio, así que Enrique llama a Roberto Maldonado, un político desfasado y relegado que ve en esto la oportunidad perfecta para relanzar su carrera. A partir de aquí, comienza una lucha desenfrenada para conseguir traer los robots a España pero las cosas no salen como las esperan.

«Robots» es un thriller con mucho ritmo que mezcla el teatro con el cine a través de diversos elementos audiovisuales y una manera de narrarlo que consigue atrapar al espectador. Inspirada en un hecho real vivido por el propio autor de la obra, Fernando Ramírez Baeza, un alto ejecutivo apasionado del teatro que ha escrito otras obras como Faraday, Suprime y Oxímoron. La dirección corre a cargo de Gabriel Olivares, cuya larga trayectoria y experiencia teatral vuelven a demostrar su talento a la hora de dirigir. En esta ocasión no era fácil dirigir a ocho actores y actrices sobre el escenario y una coreografía que requirió meses de ensayos para que salga tan perfecta como sale. Y es que «Robots» tiene muchas escenas que parecen realmente cinematográficas, donde se juega mucho con el espacio y las diferentes maneras de contar cada una de ellas. Para Gabriel, el teatro es una disciplina que lo tiene todo y es muy horizontal, donde cada elemento es igual de importante: los actores, la iluminación, la escenografía, el guion… Y para muestra, esta obra. Destaca especialmente el elenco de actores de esta obra que se dejan la piel y que forman un engranaje perfecto a pesar de la dificultad que tiene la obra. Ellos son Juanjo Artero, Ana Turpin, Iker Lastra, Abraham Arenas, Alejandra Prieto, Arantxa Sanchís, María Asensio y Jesús Redondo.

«Robots» habla sobre la corrupción, la codicia del ser humano, el egoísmo y las relaciones humanas llevadas al extremo incluso en situaciones tan excepcionales como puede ser una pandemia. Tal y como dijo el director en la charla posterior a la obra, «el teatro es una escuela del alma, un espejo en el que reflejarnos». Así que lo mejor es ver esta obra y dejarnos llevar por su ritmo, su inteligente guion, la naturalidad del elenco y de paso, poner a la humanidad delante del espejo.

Robots se representa en los Teatro del Canal hasta el 18 de abril.

Artículo anterior«La Colección», una reflexión teatral sobre el legado y el paso del tiempo