“Salvavidas de hielo” de Jorge Drexler en el Gran Teatro de Elche

El Gran Teatre d’Elx recibió ayer a Jorge Drexler en su gira presentación del nuevo disco “Salvavidas de hielo”.

En su decimotercer disco y siguiendo en su línea de grandes canciones, Jorge Drexler  nos deleitó con un trabajo lleno de ritmo, experimentación y guitarra. Transformó el Gran Teatro en una caja de este instrumento, metiendo al público dentro, haciéndonos sentir y vibrar a toque de “Movimiento”, “Silencio”, “Quimera” y rancheras existenciales como “Asilo”, sin dejar de disfrutar de lo efímero, despidiendo a los glaciares.

El espectáculo, número 60 en su gira, trajo de nuevo muchos temas de discos anteriores, jugando con la carencia de homogeneidad anímica durante todo el concierto, agitando nuestras emociones de un lado a otro como si de un péndulo se tratase. Porque como él mismo dice en acústico, nada se pierde, “todo se transforma”.

Siempre atento a su público, Jorge tomó unos segundos para adaptar la afinación de su guitarra y tocar a petición de los asistentes canciones como “El tiempo está después” de Fernando Cabrera y “La aparecida”, tirando de memoria y guitarra bien tocada, volviendo a los noventa por un momento.

Gracias “Martínez” por esos consejos delirantes en noches locas, por este regalo que cambió la vida entera de Jorge Drexler y que nos permite disfrutar de este “moro judío” en décima, así como de sus grandes letras, música y palabras.

El Gran Teatro y su magnífica acústica se levantó para despedir bailando a este noble artista, por tercera vez en Elche, nos hizo mucho bien.

Comments are closed.