“Saw VIII”, el juego continua…

Saw VIII regresa a las pantallas después trece años desde el estreno de la primera entrega y siete años del estreno la última (Saw 3D). Los hermanos Spierig toman el mando en la dirección, los cuales conocen el género del suspense psicológico a la perfección, teniendo  un reto por conseguir después de haber creado expectación tras siete películas de gran éxito en taquilla a las espaldas de la saga.

Un grupo de cinco personas se enfrentan nuevamente a los juegos maquiavélicos made in Jigsaw, pero en esta ocasión, la película da otra vuelta de tuerca porque después de once años de la muerte de John Kramer, este sigue siendo el protagonista de la película.

La octava entrega de la franquicia de Saw mejora tras la decepción de Saw 3D pero no llega a entusiasmar o convencer, por la falta de originalidad argumental y de factor sorpresa, debido al desgaste que se ha producido con las anteriores, llegando a perder fuerza y desvirtuar el guión de las primeras películas.

La película sigue las mismas fórmulas que las anteriores: flashback para presentarnos a los personajes, trampas mecánicas, (aunque en esta ocasión no resultan tan sorprendentes) y una investigación policial con una trama de suspense añadida al más puro estilo Agatha Christie, donde se mantiene la incertidumbre, la duda y la tensión hasta el final.

Con Saw VIII existe un intento de resurrección de la saga para los más fanáticos y nostálgicos, pero la película no sobresale como se podía esperar, cumpliendo únicamente su función de entretener sin mayores expectativas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here