Series de nuestra vida: Años 90

Vicente Rodrigo / Paula Gómez. Madrid, 22/01/2013.

Tras echar la vista atrás a algunas series míticas de los 80, en Red Carpet nos sigue invadiendo cierto espíritu nostálgico que nos transporta a la década de los 90, diez años que han dejado algunos títulos para la historia:

Los Simpsons (Matt Groening. 1989).

Es implanteable hacer un recorrido histórico por las series que nos han marcado sin parar en Springfield. En 1989 se empezó a fraguar un nuevo concepto de serie: aquella que se reía de la sociedad a la que retrataba y que satirizaba como ninguna otra sobre la condición humana. Marge, Homer, Bart, Lisa y Maggie han cuajado en todos los públicos y han explotado un merchandising con el que Fox sigue frotándose las manos.

Con sus más de 500 capítulos, es difícil imaginar que pueda volver a existir una serie que en su vigésimo cuarta temporada pueda seguir emitiéndose en prime time.

 

Beverly Hills, 90210. Sensación de vivir (Darren Star & Aaron Spelling. 1990).

Toda una década de culebrones en la lujosa y mundialmente conocida barriada de California. Brenda y Brandon Walsh, Kelly Taylor, Dylan McKay y compañía forraron las carpetas de las chicas de instituto de toda una generación y abrieron la caja de pandora a versiones postmodernas como Gossip Girl o The O.C. La serie también dio de sí para un spin-off, Melrose Place, y para un regreso poco afortunado en 2008 (y que ya suma cinco temporadas).

Friends (David Crane & Marta Kauffmann. 1994).

Rachel (Jennifer Aniston), Monica (Courtney Cox), Joey (Matt LeBlanc), Chandler (Matthew Perry), Ross (David Swimmer) y Phoebe (Lisa Kudrow) marcaron toda una época. Las peripecias de este grupo de amigos dieron la vuelta al mundo a lo largo de los 10 años de emisión, originalmente en la cadena NBC. El Central Perk y los pisos donde viven son el punto de unión de este grupo de amigos con los que reímos y nos emocionamos hasta el último momento. “Friends” es una serie que ha dado pie a otras similares que no han estado a su altura, como “How I met your mother” (Cómo conocí a vuestra madre) de la cadena Fox.

Ally McBeal (David E. Kelley. 1997).

Calista Flockhart dio vida a la involvidable abogada que es ya un icono imborrable en la mente de muchos. La serie hizo de la música un elemento narrativo más y convirtió el humor absurdo en una parte fundamental de su ADN. La apuesta decidida por el desarrollo de los personajes secundarios fue otra de las principales características propias de esta serie. Aquí el legendario John Cage en acción:

Sus tres primeras temporadas, impecables, logran salvar el balance general de una historia que entra en declive en sus últimos capítulos, que culminan en un descafeinado episodio final lejos del cierre apoteósico que merecía.

Sexo en Nueva York (Darren Star. 1998).

La ciudad de Nueva York le debe mucho a esta serie, que narra el camino hacia la madurez de una periodista que vive en el barrio de Manhattan, Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) y sus tres amigas, Charlotte (Kristin Davis), Miranda (Cynthia Nixon) y Samantha (Kim Catttrall). También le deben mucho varias marcas y diseñadores, que han visto cómo la serie les ha servido de trampolín para dar la vuelta al mundo.
“Sexo en Nueva York” se emitió durante seis temporadas en la cadena HBO inicialmente.

 

Llena de tópicos y clichés, la serie logró enganchar a millones de espectadores en todo el mundo. Además, se han rodado dos películas, que no han tenido el apoyo de la crítica, pero sí del público. Hace escasamente unos días, se estrenó en Estados Unidos la tercera, una precuela “The Carrie diaries”, protagonizada por Anna Sophia Robb, que narra la adolescencia de Carrie. Parece que casi diez años después, aún hay “Sexo en Nueva York” para rato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here