STRAD, el grupo que hace magia con su música

Un escenario con protagonistas muy diversos. Instrumentos clásicos como el violín, el piano y el contrabajo junto a otros más ‘roqueros’ como la batería, guitarra y bajo eléctrico. Un repertorio desde Bach hasta Led Zeppelin pasando por Serrat. Música clásica, rock, flamenco, jazz, rap o electrónica, grandes temas que han marcado la historia, y composiciones propias.

STRAD muestra las múltiples caras de la música unificando gustos en un mismo espectáculo. Si hay palabras que lo definen son sin duda: talento, pasión, mucho trabajo y energía sin restricciones.

La música es subjetiva pero en el caso de STRAD no solo logra aunar preferencias musicales en su puesta en escena, sino también calificaciones. No existe margen para matices. STRAD es magia y Jorge Guillén su artífice. 

El violinista rebelde, como le decía su abuela, encabeza esta formación compuesta por Joaquín Alguacil a la guitarra, Tania Bernaez en el bajo y contrabajo, David García al teclado y Vicente Hervás en la batería.

Conocido por ser el violinista solista de las diferentes agrupaciones de Ara Malikian, Guillén ha viajado por todo el mundo realizando conciertos en más de 30 países y ha participado en diferentes festivales a nivel internacional. A lo largo de su trayectoria ha ganado importantes y en el año 2014 fue invitado por el Teatro Real para ser el Director Artístico y Musical de la producción Pedro y el Lobo.

Tras conseguir un rotundo éxito de crítica y público en su gira C̈onfesiones, STRAD ha presentado su nuevo espectáculo en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid.

A músicos como él y su banda hay que agradecerles muchas cosas. Una de ellas, la de acercar la música al público más joven y congregar en un mismo escenario a personas de cualquier edad y condición.

STRAD consigue en cada actuación uno de sus principales objetivos, romper el estereotipo de que el violín es algo serio y aburrido para convertirlo en el hilo conductor de un espectáculo lleno de energía y diversión. Y entre tema y tema Jorge Guillén cuenta el porqué de cada composición, porque cómo él mismo dice todo tiene un motivo, al igual que sucede con su música, que une simplemente porque enamora.

Comments are closed.