«Subprime», intriga en la alta política

Patrizia Bernardi. Madrid, 15/03/2013.

Tenía que  llegar. Tras los largometrajes “Inside job», “Margin call” o  “The Company Men” estaba  por caer una obra de teatro que explotara el tema de la  presente crisis financiera que nos afecta a todos, más o menos indirectamente. El dramaturgo argentino Fernando Ramírez Baeza ofrece un texto muy actual  sobre esta temática tan presente ya en nuestra vida cotidiana.

El texto ganó en 2009 el Premio Carlos Arniches y antes de llegar a la capital, en concreto al teatro Fernán Gómez, ha realizado una gira por varias capitales españolas.

Mientras autores de tanto prestigio como Dario Fo se adelantaron a su tiempo y nos ofrecieron esta temática desde el  punto de vista del sufrido trabajador medio, en “Subprime” los retratados son los políticos y los altos directivos financieros, que en este caso son representados respectivamente por Chete Lera y Pep Munné.

Sin embargo, más naturales en todos los sentidos son los personajes  “juveniles”: el auténtico protagonista motor de toda la acción, un ciudadano normal, más cercanos a nosotros y sensibilizado con los problemas sociales, interpretado por un solvente Federico Aguado. Su papel resulta mucho más creíble que el de los veteranos actores antes mencionados, gritones y crispados.

Sin desvelar la trama de intriga que sin duda hay en esta obra – con sorpresa final incluida- , es una muestra de la aplicación de las nuevas tecnologías y las técnicas cinematográficas en escena. Quizá demasiado: parecía que la obra naciera para ser llevada a la pantalla y no a las tablas de un escenario (que, por cierto, se encuentra situado muy al fondo y en muchas ocasiones hay dificultades de oír a los actores).

El montaje pretende ser innovador en otros aspectos como la iluminación. Lo que es indudable es que  la acción –que se desarrolla en tiempo real–  es un no parar de manejos políticos y financieros con un lenguaje que a veces se nos escapa.

No se le puede negar la actualidad del tema, aunque quizá el espectador medio esté ya saturado de tanta corruptela entre políticos y financieros de las altas esferas y lo menos que le apetezca sea acudir a un teatro para verlos en acción. No obstante, “Subprime” ofrece acción verbalizada en continuación, sin descanso.

 

«Subprime» se representa en la Sala Guirau del Tetatro Fernán Gómez hasta el próximo 7 de abril.