The Cat Empire: “España es nuestro lugar preferido para tocar”

Patricia Ruiz-Ruescas. Madrid, 28/10/2015.

Convertir cada noche en una experiencia única comunicándose a través de un mismo idioma, la música. El éxito de The Cat Empire radica en hacer disfrutar del ahora, del directo, de cada momento en el que están sobre el escenario regalando una parte muy importante de sus vidas. Dar lo mejor de sí mismos y compartirlo.

“Para mí la música lo significa todo… Es un momento en el que la vida transcurre de una manera bella y sencilla. Cuando comienzas una canción ya no puedes pensar en nada más, tienes que centrarte en ella. Algunas personas hablan así del surf, puedes elegir qué ola coger, pero cuando ya estás en la ola no existe nada más. La música es algo parecido, es tiempo, es intercambio, es una experiencia… La música es algo muy sencillo y muy positivo”, señala Félix Riebl, vocalista del grupo.

El sexteto australiano, que el lunes llenó la sala Razzmatazz y anoche colgó el cartel de entradas agotadas en La Riviera, vuelve a actuar hoy en la sala madrileña para convertirla en una fiesta, como ya hicieron en la última edición del Bilbao BBK Live, siendo una de bandas más aclamadas del festival. “Nos encanta España, nos lo pasamos fenomenal aquí. El público tiene tanta energía… Cuando estás en el escenario resulta muy gratificante tocar para un público que disfruta, que baila, que interactúa y que, además, se respeta. Hacen que tocar sea realmente divertido… El público es muy diferente en cada país, pero una de las razones por las que venimos tanto a España es porque es nuestro lugar preferido en el mundo para tocar… Además, no tenemos que esforzarnos mucho porque todo el mundo viene con ganas de bailar y de pasárselo bien, así que nos podemos relajar”, sonríe Riebl que aún recuerda aquellos primeros festivales cuando el primer día sólo acudían unas 20 personas a verlos y, para finales de semana, llenaban el recinto.

Las ‘influencias’ de Manu Chao

Félix RieblHubo un tiempo en el que se plantearon cómo definir su música y hoy se sienten orgullosos de ser incapaces de hacerlo. “El ser humano siempre quiere entenderlo todo, establecer categorías, pero nosotros no queremos clasificarnos porque evolucionamos… No sé describir mi música ni quiero hacerlo, porque es muchas cosas. Es una conexión y una atmósfera especial que se crea entre el público y nosotros”, indica el vocalista.

Los conciertos de The Cat Empire son, precisamente, eso, una comunicación especial que nace en un momento y un lugar determinado, y la razón por la que, sin apenas publicidad, llenan salas en todo el mundo. “Creemos que se debe a la atmósfera que se genera. Partimos de que a la gente le gusta la música, que es un buen comienzo, y después, la verdadera experiencia de The Cat Empire es lo que ocurre en el directo, el ambiente que se crea entre el público y la banda que es lo que al final se recuerda y después se transmite… El éxito radica en lo que se cuentan unas personas a otras más que cualquier otra manera de promoción o publicidad”, reflexiona Félix Riebl. “Tienes que dar todo lo que puedas y trabajar con todo aquello que haga que esa experiencia sea única, y conseguirlo cada noche. Ese es nuestro objetivo cada vez que nos subimos a un escenario y parece que, de momento, funciona”, sonríe.

En sus temas, una mezcla de ritmos y culturas, intercalan muchas frases en español. “Me siento fascinado por la música latina, la cubana, el flamenco… Me encanta escuchar a Manu Chao, a Camaron de la Isla… Cantaba en español antes que en inglés, porque me daba vergüenza hacerlo en mi idioma… Cantaba Clandestino en el coche que no era conocido en Australia, la canción de Camarón Volando Voy… Siento una gran conexión con este país y su gente, todo lo que nos aportan a nuestra banda y a nuestras canciones…”, señala Riebl.

Séptimo álbum en 2016

Para el vocalista de The Cat Empire el momento más especial en sus 16 años de carrera tuvo lugar el pasado verano, cuando en un concierto en el Royal Albert Hall de Londres su hermano pequeño, Max, subió a cantar con él. “Tenía unos 8 años cuando empezamos con el grupo ¡y ahora es mucho más grande que yo! Su estilo musical es muy diferente al mío porque hace música clásica. Cantó con su voz soprano… Las entradas estaban agotadas… Fue un momento muy especial”, recuerda Riebl. Precisamente un dibujo de su hermano fue el que dio nombre a la banda. “Dábamos un concierto y no teníamos nombre y en el frigorífico había un dibujo de mi hermano pequeño que había titulado The Cat Empire, así que me dije, ¡pues The Cat Empire! Cuando un grupo consigue convertirse en una realidad al final el nombre le encuentra… Cuando la banda está lista, el nombre llega…”, puntualiza.

The Cat Empire acaba de estrenar su single Wolves, una de las canciones “más singulares” que jamás han editado. “Tiene un punto de discoteca del Caribe y cuenta con un gancho melódico africano y un estribillo que es un himno de baile. Es algo caótica y huye de cualquier situación aburrida”, afirma Riebl.

Su séptimo disco, del que formará parte y en el que están trabajando, verá la luz en 2016 aunque hay no hay fecha definida. “Queremos que sea un álbum muy sencillo, con canciones fuertes para tocar en conciertos y que la gente pueda cantarlas y bailarlas”, adelanta Félix Riebl. Su reto como banda, mantener la esencia que les llevó a subirse a un escenario adaptándola a su momento personal actual, 16 años después, para seguir compartiendo y transmitiendo la energía que impulsa sus vidas: la música.

 

https://youtu.be/PVkgL7VQo-E

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here