The Commitments en teatro musical o cómo hacen soul los irlandeses

image

Patrizia Bernardi, Londres 06/05/2015.

Los ingleses siempre han tenido predilección por el mundo musical irlandés y éste se ha hecho con un hueco de honor en el panorama musical del West End londinense por medio de The Commitments. Muchos recordarán la película de 1991 dirigida por Alan Parker, un fenómeno que empujó incluso a una posterior gira de sus protagonistas, por entonces unos desconocidos cantantes irlandeses que resultaron ser todo un descubrimiento (entre ellos estaban la banda The Corrs o Glen Hansard, protagonista años más tarde de Once).

Pero antes que película The Commitments fue novela del exitoso Roddy Doyle (autor también de Café Irlandés y The Van). En ella se reflejan –como en el film y en su traslación a la escena teatral que ahora nos ocupa- las convulsiones de una juventud irlandesa de los 80, años antes de que llegara el llamado Celtic Tiger, es decir, cuando Irlanda aún era el “hermano pobre” del occidente europeo. Paro, drogas…pero siempre música, algo intrínseco en el alma irlandesa. Destacamos el término “alma” porque este musical está plagado de soul (alma en inglés). Es por ello que el paro irlandés se hermana con Aretha Franklin u Otis Redding, entre otros.

Si uno espera encontrarse con música celta al tratarse de un musical puramente enclavado en el espíritu de los habitantes de la Isla Esmeralda que no acuda al Palace Theatre de Londres, donde en la actualidad se representa este musical, dirigido por Jamie Lloyd.

La trama realiza todo un recorrido por el antes, durante y después de la formación de un –amplísimo- grupo musical: el joven Jimmy Rabbitte se ha empeñado en esta idea. Mientras los aspirantes a formar parte del grupo están muy influenciados por el pop ochenteno y la música electrónica, lo que busca Jimmy es hacer sentir al resto lo que él siente y ésto no es otra cosa que el soul americano.

La vida del grupo transcurre veloz como un tren, pasando ante nosotros por todas las fases. El espectador se adentra como si fuera un miembro más, ya que es imposible abstraerse del poder de atracción que tienen esos compases. Si acuden a alguna representación comprobarán que el final apoteósico se convierte en un mini-concierto en el que todo invitado (los espectadores) forma parte activa de temas como Mustang Sally, Try a little tenderness o Papa was a Rolling Stone. El público inglés desde luego responde sin vacilar. Lo que aprendemos de The Commitments es que, desde luego, Irlanda ha sido y es una comunidad con un fuerte espíritu.

The Commitments se representa en el Palace Theatre de Londres de martes a sábado a las 19:30, domingos a las  14:30 y 19:00 y sábados a las 15:00 h.

Comments are closed.