Un balcón con vistas, una comedia indispensable

Un balcon con vistasPatricia Ruiz-Ruescas. Madrid, 24/01/2015.

Dos parejas y cuatro destinos que en algún momento estuvieron entrelazados pero que se separan para cruzarse en una nueva dirección. Un balcón con vistas es una divertida comedia sobre las relaciones personales entre hombres y mujeres, en las que el amor no siempre está donde se creía y se difumina para aparecer de la manera más inesperada y en las situaciones más desconcertantes.

“Se busca chico de unos 30 años para compartir piso. Imprescindible ser simpático y atractivo, el resto abstenerse. Enviar fotos y datos de contacto”. Cris (Maggie Civantos) lleva tres meses separada de Abel (David Tortosa), su novio durante seis años, y quiere recuperarlo. Tiene todo planeado para que, cuando Abel entre en su casa para recoger sus últimas pertenencias, la encuentre con un apuesto joven al que ella tratará como si fuera su actual pareja.

Con lo que no contaba Cris era con Diego (Rubén Martínez), un psicólogo algo excéntrico, observador pero sobre todo entrometido, que dará al traste con sus planes. La última en entrar en escena y en complicar aún más el embrollo será Luna (Cristina Soria), la novia de Diego, que sin pretenderlo confesará no ser tan perfecta como parecía ser.

Actuaciones magistrales, diálogos inteligentes y divertidos pero exigentes, y cuatro historias que, aunque en muchas ocasiones muestran una realidad exagerada, son fácilmente identificables en las situaciones cotidianas.

Laura Molpeceres, que ha trabajado como guionista en series como El comisario y Aquí no hay quien viva, es la responsable del texto y la dirección de Un balcón con vistas, una obra que se estrenó el 8 de febrero de 2014 en el centro Azarte, una pequeña sala ubicada en Chueca donde se representaron ocho funciones antes de trasladarse en abril a El Sol de York y después interpretarse en el Lara.

Tras más de 40 funciones, incluso en otras ciudades españolas, lo que comenzó siendo un pequeño proyecto se ha convertido en todo un éxito que ha hecho reír a más de 4.000 espectadores. El Pequeño Teatro Gran Vía no podía prescindir de su particular ‘Balcón con vistas’ en el que entretenerse con una obra indispensable cuando el propósito es divertirse y disfrutar de los grandes momentos que siempre brinda el teatro.

Un balcón con vistas podrá verse hasta el próximo 10 de febrero los martes a las 20:30 horas en el Pequeño Teatro Gran Vía, en la calle Gran Vía 66.