“Una bolsa de canicas”, pura emoción

Una bolsa de canicas cuenta la historia basada en la novela autobiográfica de Josseh Joffo, dirigida por Christian Duguay, director que ha llevado al cine historias de época (“Anna Karenina”, “Juana de Arco”).

Durante la Segunda Guerra Mundial, Maurice (Dorian LeClech) y Joseph (Batyste Fleurial), dos jóvenes hermanos judíos deben huir de París ocupada por los nazis para reunirse con sus padres y sus hermanos mayores a la zona libre del sur de Francia. Los dos hermanos se embarcan en un viaje en solitario donde tienen que tener el coraje de enfrentarse y escapar de la invasión enemiga.

Una bolsa de canicas es una cinta donde se abordan las tragedias y los peligros de la guerra desde la mirada de los dos hermanos, testigos y víctimas de una gran cantidad de violencia durante el régimen nazi. La espectacular actuación y el carisma del actor protagonista Dorian LeClech (el hermano pequeño Maurice) logra enternecer y conmover al espectador.

La adaptación de la novela es notable, junto con una estupenda fotografía de Christophe Graillot mostrando las calles de París hasta el viejo Niza y una impactante banda sonora de Armand Amar.

A pesar de la carga dramática de la historia, Una bosa de canicas es una película capaz de emocionar y hacer reflexionar sobre el racismo, la discriminación e incluso muestra la importancia del amor y el apoyo que une a los dos hermanos en las peores circunstancias. Durante todo momento la emoción está presente y Christian Duguay opta por reflejar la inocencia de la infancia, el coraje, el optimismo y la esperanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here