“Una habitación propia” de Virginia Woolf en el Teatro Galileo

La escritora Virginia Woolf fue una de las mentes más inteligentes y sensibles de la literatura universal y una figura clave para entender el feminismo. Su ensayo “Una habitación propia” (1929) es una buena prueba de su talento convertido a obra de teatro dirigida por María Ruiz y protagonizado por Clara Sanchis que se representa en el Teatro Galileo.

Esta obra contada como una falsa conferencia ante un público totalmente femenino en la que Virginia Woolf habla de manera inteligente e irónica sobre la maltratada figura de la mujer en la historia del arte y especialmente en la literatura. Y muestra de una manera muy clara el descubrimiento de la escritora que da nombre al ensayo y es que para dedicarse a la literatura, una mujer necesita dinero y una habitación propia. Esto sucede mientras tiene lugar la mayor revolución social de todos los tiempos y es la equiparación de hombres y mujeres ante la ley cuando tan solo nueve años antes se les ha concedido el voto.

Es casi imposible no dejarse llevar desde el inicio por un texto locuaz, revelador y muy irónico que demuestra el increíble talento que tenía la escritora con las palabras y cómo era capaz de transmitir ideas sublimes desde la más absoluta sencillez. Y no hay nadie mejor que Clara Sanchis para interpretar a esta gran mujer y sacar lo mejor de ella sobre las tablas y mostrar las muchas sutilezas del texto interpretando con una naturalidad pasmosa. Poco le hace falta a la intérprete para meterse al público en el bolsillo desde el principio en un escenario pequeño con tan solo una mesa y una silla que representan esa “habitación propia”. Otro de los elementos clave de esta obra es el piano que es un elemento más sobre el escenario y que Clara Sanchis demuestra ser una auténtica virtuosa con él. Y es que la actriz siempre soñó con ser músico y aquí consigue mostrar su talento para la interpretación y para tocar un instrumento tan complicado como lo es el piano.

Sin duda, lo mejor de esta obra magníficamente dirigida es el texto y la interpretación de su protagonista que le da vida llenándolo de matices. Un alegato feminista que todavía tiene mucha vigencia y refleja la realidad de las mujeres a lo largo de la historia. La discriminación, injusticia y desigualdad que han pasado tanto en la vida cotidiana como en el mundo de la cultura y la literatura.

“Una habitación propia” estará hasta el 24 de junio en el Teatro Galileo.