“Una vida a lo grande”, o no

Matt Damon repite cartelera este mes con la película “Una vida a lo grande” dirigida por Alexander Payne (“Entre copas”, “Los descendientes”); una mezcla de géneros con ciencia ficción, sátira social y política y comedia romántica.

Científicos de Noruega presentan una tecnología para reducir a los humanos a un tamaño de 14 cm y así acabar con el problema de superpoblación y reducir los residuos que se van generando. Aseguran que un mundo en miniatura promete una vida mejor y con mayores beneficios…

Matt Damon, quien interpreta al terapeuta ocupacional Paul Safranek y su pareja Audrey (Kristen Wiig) deciden dejar su vida atrás y someterse a la reducción de su tamaño para tener un estilo de vida más lujosa dentro de una mini comunidad llena de privilegios.

Pero no todo lo que reluce es oro, esta nueva sociedad idealizada sigue teniendo los mismos problemas y los humanos que lo habitan siguen siendo los mismos dentro de una escala jerárquica de clases y razas.

El largometraje empieza con un buen sabor de boca, hablando de la concienciación sobre el cambio climático, pero a medida que avanza la película se va perdiendo la idea principal llegando a resultar algo tediosa.

A pesar de la ejecución de la narración, personajes de apoyo como Hong Chau (nominada a los Globos de Oro por su papel en esta película) y Christoph Waltz (“Djando desencadenado”, “Malditos bastados”) realizan unas actuaciones dignas de ver, aportando un toque de humor a la historia.

Alexander Payne intenta que el espectador se plantee preguntas y medite sobre quiénes somos y cómo vivimos dentro de una sociedad consumista pero igual de defectuosa que una vida en miniatura. Payne, no resuelve las implicaciones de su premisa desvirtuándose de la historia principal sobre la conciencia social y mostrando más interés en la búsqueda de identidad del personaje de Matt Damon.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here