Unos días para recordar, simplemente una gran comedia

Unos días para recordar, simplemente una gran comedia

0

unos-dias-para-recordar-g2Javier García García. Madrid, 01/08/2015.

Para hacer una buena película no se necesitan grandes presupuestos, estrellas del celuloide ni directores de enorme prestigio. Muchas veces, una sencilla y buena idea da lugar a la creación de una bella pieza cinematográfica. Unos días para recordar constituye un claro ejemplo de ello, puesto que se trata de una comedia divertida, escrita con inteligencia, bien realizada, genialmente interpretada y con momentos de gran brillantez.

Pierre es un huraño y atractivo trabajador de una planta petrolífera que, una noche, cae al río Sena. Después del accidente no recuerda nada de lo sucedido. Su vida la salva in extremis un joven que se dedica a la prostitución. Las consecuencias del percance, aparte de la amnesia, son una larga estancia en el hospital y una incómoda escayola que lo mantendrá inmovilizado durante un largo período de tiempo.

La práctica totalidad de la película se desarrolla en el hospital. Allí Pierre recibirá las visitas de su hermano y de una antigua amante de la que aún está enamorado. Además, durante los días que ha de estar convaleciente en la habitación, entablará contacto con los peculiares trabajadores de la institución y con otros pacientes de lo más variopinto. Este conocimiento de diferentes personas y realidades le llevarán a reflexionar sobre su propia vida y también a convertirse en una mejor persona. Cabe destacar la muy simpática amistad que entablará con una joven de origen tahitiano, a pesar de que en un principio lo trae por la calle de la amargura.

El protagonista del film, y también su punto más fuerte y pilar fundamental, es Gérard Lanvin. Su inicial mirada de tipo duro y enfadado con la vida va suavizándose con el paso de los minutos, hasta el punto de que en el último tramo contemplamos a una persona mucho más humana y comprometida con los demás.

La película está repleta de momentos divertidos y, algunos de ellos, francamente excelentes. Así pues, y por todo lo expuesto con anterioridad, nos encontramos ante un gran trabajo que el director, Jean Becker, ha sabido ensamblar a la perfección y que no merece pasar desapercibido en la cartelera. No se han estrenado ni se estrenarán muchas comedias mejores que esta durante el presente año.

Crítica
Valoración
Redacción
A través de nuestras entrevistas, reportajes, críticas y noticias pretendemos compartir con nuestros lectores un pequeño trozo del panorama cultural actual.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta