Yo, él y Raquél, Miedo a ser

290630Aaron Cadarso.Madrid, 10/10/2015.

Toda una grata sorpresa. La triunfadora del festival de Sandance de este año ha logrado llegar a buen puerto en cuanto a tono, ritmo y conflicto, siendo una película mas completa de lo que aparenta al tener, el ya casi despectivo, sello de “cine independiente”.

Greg es un peculiar alumno de último curso de instituto que procura llevar una vida alejada del foco social de su entorno. Con un mundo interior delirante y analítico pasa su último curso entre rutinarias clases y reversiones caseras de grandes títulos de la historia del cine con su único amigo, Earl, haciendo de dicha relación algo incatalogable. Agobiado por el salto a la universidad y lo que supone afrontar lo desconocido su madre le propone que vea a una compañera de instituto, Raquél, a la que han diagnosticado leucemia. El compromiso de verse forzado a complacer a su madre se transformará en una vivencia inesperadamente positiva que marcará el peculiar carácter del protagonista.

Con una puesta en escena digna del mismísimo Wes Anderson, la película a pesar de imperar en un tono ingeniosamente cómico no olvida el drama, haciendo que los protagonistas tengan más profundidad y un interesante arco evolutivo, en especial el protagonista.

Una agradable metáfora sobre el destino que acompañado de personajes irracionalmente ingeniosos y surrealistas homenajes a la historia del cine, crean una atmósfera cercana donde la trama intenta llegar hasta un final honesto, fruto de la nostalgia por aquellas relaciones trascendentes que, más allá de lo establecido, marcarán para bien o para mal nuestro sobreprotegido carácter.

me and earl and the dying girl1