La gota de sangre: un homenaje a Pardo Bazán en el centenario de su muerte

Desde el 3 de diciembre hasta el pasado día 19, se ha podido disfrutar en la sala negra de los Teatros del Canal del nuevo montaje del reputado director Juan Carlos de la Fuente: La gota de sangre. Basado en un texto de Doña Emilia Pardo Bazán, y versionado por Ignacio García May, es un relato que muchos especialistas coinciden en clasificar como el primer relato policial moderno de la Literatura española (fue publicado en el año 1911). 

La autora de Los pazos de Ulloa ubica la historia en Madrid en los comienzos del siglo XX. Lo primero que ve el espectador al entrar a la sala es que el personaje de Ignacio Selva, maravillosamente interpretado por Gary Piquer, se encuentra ya en escena fumando y leyendo, mientras el público se acomoda en sus asientos. En cuanto comienza la función, entra en escena su compañera de reparto, Roser Pujol, y, a partir de este momento, las risas del público y la complicidad entre los actores están aseguradas. Ambos intérpretes, además de estar sublimes, logran que el público de una sala prácticamente llena viaje con ellos durante la hora y veinte que dura el espectáculo. Además de interpretar a Selva, Piquer se encarga de ejercer como el narrador de la historia, mientras que los números musicales en directo corren a cuenta de Pujol y que demuestran lo polifacética que es esta veterana actriz que, además, da vida a varios personajes completamente diferentes en el transcurso de la historia como son el juez, el médico o Andrés Ariza, entre otros. 

La escenografía, también pensada por Juan Carlos de la Fuente, es sencilla, pero muy práctica. Formada por grandes estructuras de las que cuelgan unas sábanas, permite tanto que los actores entren y salgan de escena para realizar los cambios de vestuario pertinentes, diseñados por Almudena Rodríguez Huertas, como que el escenario se transforme en un despacho judicial, en una consulta médica o en un escenario para cantar cuplé, dependiendo de las necesidades dramáticas. A todo esto, le acompaña un inteligente diseño de iluminación y sonido, obra de José Manuel Guerra y Tuti Fernández, respectivamente. 

Al finalizar la representación, el público estalló en aplausos y hubo varios gritos de ¡Bravo! que concluyeron con la subida de Juan Carlos Pérez de la Fuente al escenario para agradecer su presencia al público allí presente y reivindicar la figura de la que está considerada como la mejor novelista española del siglo XIX. 

La gota de sangre estará en los Teatros del Canal, C. de Cea Bermúdez 1, de martes a sábados a las 19:00 horas, y domingos a las 18:00 horas. 

Artículo anteriorEva contra Eva: Una reflexión acerca de cómo nos afecta el paso del tiempo
Artículo siguiente«Principiantes», una reflexión transgresora sobre el amor
Curiosidad sin límites. La que te hace preguntar hasta saber el porqué de todo. Periodista, admiradora de las personas con historia, pasada y futura, que se hacen grandes ante la adversidad. Oídos y voz de quienes quieren y tienen algo que contar.